Certificados SSL Argentina

TITULOS: Violencia laboral: cinco denuncias en el Departamento Federación en el ámbito público y privado Leer Más

TITULOS: Los puestos laborales de ordenanzas de escuelas y cocineros son designaciones políticas Leer Más

TITULOS: ¿Por qué es necesaria un Área de Diversidad de Género? Xiomara Breppe y Sofía Bernárdez cuentan su historia Leer Más

TITULOS: Aceite de cannabis: para qué enfermedades sirve, quienes NO pueden tomarlo, dónde conseguirlo, medidas de seguridad Leer Más

TITULOS: “Los de la mesa 10”: tributo a un grupo de jóvenes chajarienses que en 1977 se animaron con una obra teatral “prohibida” Leer Más

11 mayo, 2016

Plástico y más plástico… ¿hasta dónde recuperar?

0000
Por Claudia Cagigas

El plástico es uno de los elementos más complejos a la hora de pensar en nuestro medio ambiente, por las décadas que a la naturaleza le lleva degradarlos. Hoy, en la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Domiciliarios de Chajarí se reciclan, pero llega un momento en que esto ya no es posible porque a medida que avanza la cadena de reciclado, va perdiendo resistencia.

Luis Martins, encargado de Gestión de Residuos y Espacios Verdes explicó que hoy en día, en reciclado de plásticos existen unas 13 o 14 variedades, pero “llega un momento en que el plástico no entra más en cadena de reciclado porque queda muy débil y se quiebra”. ¿Qué hacer entonces? Hay quienes optan por un relleno sanitario, con lo cual entierran el problema. En Chajarí, en cambio, cuando ya no se lo puede reciclar, se lo pica para hacer bancos y macetas. Ahora se piensa en una apuesta más fuerte: incorporarlo en adoquines para sendas peatonales y bici sendas (no para calles porque deben ser lugares con poca presión).

“No se puede reciclar más porque tienen cargas de diferentes polímeros, son plásticos que han sido reciclados varias veces. Por ejemplo: una botella blanca va a ser blanca dos veces, después verde, luego se le incorpora otro polímetro para que pase a ser una botella de lavandina, más tarde un fuentón y termina siendo una carcasa de televisor o computadora”, explicó, al mismo tiempo que se preguntó: “¿Por qué antes las carcasas de computadoras eran blancas y ahora no? Porque ahora hay que ponerles pigmentos para darles color”. Si uno observa con detenimiento los envases de sustancias alimenticias de plástico, encontrará un “triangulito con un número o sigla” que marca la carga de diferentes polímeros o las veces que ha sido reciclado.

Ahora, ¿cómo se logra que ese material, que ya no se puede reciclar porque se ha debilitado, pueda lograr resistencia como para convertirlo en un banco? “Picamos restos de sillas y otros plásticos que ingresan a la planta y se lo incorporamos para lograr resistencia”, indicó Luis Martins.

Volver al vidrio sería lo ideal porque se puede reciclar indefinidamente sin contaminar. Sin embargo, la industria y el mundo de los negocios poco piensan en esta alternativa. Mientras tanto, en Chajarí se encontró una salida saludable: construir bancos, macetas y adoquines.

 

  • Compartir: