Certificados SSL Argentina

TITULOS: Coronavirus: ¿Cómo fortalecer nuestras defensas para que el virus no nos ponga en jaque? Leer Más

TITULOS: ¿Quiénes se encargan de asustar al intendente?: Coronavirus, nueva grieta y escraches en redes según Mauricio Acevedo Miño Leer Más

TITULOS: Silvia Farias: “El cáncer me llevó a pensar cómo estaba viviendo y a poner las cosas en su lugar” Leer Más

TITULOS: Mauricio Acevedo Miño aporta opciones para prevenir el COVID-19 Leer Más

TITULOS: Adicciones: “El padre piola es el peor factor de riesgo” Leer Más

29 junio, 2020

Perla Alegre es la primera ordenanza trans en una escuela de Chajarí

9

Desde enero pasado trabaja como ordenanza suplente en la Escuela N° 54 Paso de los Andes, designada por la Dirección Departamental de Escuelas Federación. “Mi vida cambió totalmente”, dijo en una nota exclusiva en EL ESPEJO (Radio Show).

PERLA ALEGRE. “Fui creada a imagen y semejanza de Dios. El me hizo, ¿algún problema? Háblenlo con El”.

Por Claudia Cagigas

“Mi vida cambió totalmente. Tengo un trabajo digno, en blanco, una obra social para mis hijos, un sueldo todos los meses para vivir tranquila y con dignidad. Estoy trabajando de ordenanza en la Escuela 54 Paso de los Andes, en reemplazo de la ordenanza titular. Eso me hace muy bien”, comenzó diciendo Perla Alegre, en una nota realizada el sábado pasado en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí). Perla fue la primera persona en Chajarí en atreverse a asumir su condición sexual y mostrarse como tal, en un tiempo en que la sociedad estaba mucho menos preparada para aceptar la diversidad. Desde ese entonces han pasado muchos años, mucha lucha y muchas experiencias dolorosas. Sin embargo, nunca bajó los brazos. Y con un coraje y una confianza inquebrantable en ella misma, se convenció de que su lugar en la sociedad llegaría si luchaba para lograrlo. Nunca se sentó a esperar, sino que buscó activamente ese lugar, encargándose, además, de prodigar amor y cuidados a los chicos de su barrio (Paso Chajarí).

Finalmente, el merecido reconocimiento llegó. En enero pasado y luego de haber hecho todos los trámites necesarios, fue nombrada ordenanza suplente en la escuela de su barrio. La decisión recayó en Mónica Masetto, directora Departamental de Educación Federación. “Soy una convencida de que en todos los organismos públicos debemos incorporar un cupo de personas con diversidad sexual, para respetar la identidad sexual de las personas. Es una manera de incluir de a poco. A mí me tocó decidir incluir a Perla, dar el paso que a veces muchos no se animan a dar por miedo. Yo no tengo miedo porque cuando se incluye nunca hay que tener miedo, hay que tenerlo cuando se excluye”, dijo Mónica Masetto.

PERLA ALEGRE. “Mi vida cambió totalmente. Tengo un trabajo digno, en blanco, una obra social para mis hijos, un sueldo todos los meses para vivir tranquila y con dignidad».

La decisión no fue al azar. “Me pareció muy importante incluirla en esa institución porque ella tiene sus hijos en la Escuela 54 y está muy involucrada; participa en la Comisión Cooperadora y es muy colaboradora. Por eso me pareció lo correcto incluirla ahí”, agregó Masetto.

-¿Qué papel jugó tu actitud ante la vida para obtener este cargo en una escuela pública?

– Las personas trans a veces la hacemos difícil, porque no hay que hacerse un bollito en un rincón y esperar a que las cosas caigan de arriba. Tampoco está en hacer un uso político con estas cuestiones… Creo que a las chicas trans en Chajarí les hace falta mucha autoestima, necesitan trabajar mucho en eso, necesitan convencerse que pueden lograr lo que quieren. A veces están muy a la defensiva y cuando pasa algo salen a atacar. Yo creo que no hay que defenderse de nada si una está segura de lo que es. Por eso no coincido mucho con las chicas cuando enseguida se sienten heridas o se ofenden. Yo no me voy a poner a la altura del otro porque me dijo “puto”, ni voy a sentir que me está discriminando. Siempre dije: “Fui creada a imagen y semejanza de Dios. El me hizo, ¿algún problema? Háblenlo con El. Por algo me puso acá, para alegrarle la vida a alguien o para jorobarle la vida a otros”. Pero creo que tenemos que aprender a aceptarnos, a querernos, a ver nuestras virtudes y darnos cuenta de lo que somos capaces.

-¿Qué significado tiene para vos estar trabajando nada más ni nada menos que en una escuela pública, después de haberte dedicado tantos años a los chicos de tu barrio y seguir haciéndolo?

– Estar trabajando en una escuela pública me dio más seguridad, me dije “ah, ¿mirá vos?, yo podía…”. Y ojo que no fue por mérito político sino personal. Golpeé las puertas sola. Cuando en la escuela habían dicho que se necesitaba ordenanza, pregunté cómo se hacía, me dijeron que tenía que presentar todos los papeles en la Dirección Departamental de Escuelas, lo hice hace mucho y no había vacantes…. Hace algunos meses Mónica Masetto me pidió que presente nuevamente los papeles y como no había ordenanza en la Escuela 54 donde van mis hijos, empecé a trabajar ahí. Aclaro esto porque por ahí pensaron que yo estaba en la escuela o por la directora o porque soy la presidenta de la Cooperadora. Pero esto no es así: hice todos los trámites que hace cualquier persona que quiere ocupar ese lugar.

Estoy desde el 10 de enero de este año y tengo suplencia hasta el 6 de julio, pero se va renovando porque la otra ordenanza va sacando suplencias y yo sigo quedando. Espero algún día poder titularizar para estar más tranquila.

PERLA ALEGRE. «Estoy trabajando muy cómoda, no sé si en otra escuela me sentiría así… «

-¿Cómo es el trato que te dispensan en la escuela?

– Me siento muy bien, super tranquila, cuidada, tengo obra social para mis hijos que es lo más importante, un sueldo, aportes jubilatorios, aunque no me veo jubilada. Estoy trabajando muy cómoda, no sé si en otra escuela me sentiría así…

-¿Te sentiste alguna vez mirada con malicia?

-La malicia no está en los chicos sino en la gente grande, en las mamás, en las maestras que a veces son muy maliciosas lamentablemente -hay maestras que dejan mucho que desear-, pero en la escuela me llevo muy bien con todas y con la directora, Alejandra Provassi, que es muy humana, se pone en el lugar del otro y eso me ayuda mucho. Con Mary, la cocinera, trabajamos juntas y la pasamos muy bien, nos reímos toda la mañana.

Perla es mamá de crianza de tres hijos. Con ellos y con su pareja ha logrado conformar una familia donde volcar todo el amor que la vida le negó en otros momentos más oscuros de su vida. Hoy la vida le retribuye tanto dolor con este justo reconocimiento: nada más ni nada menos que un trabajo digno.

  • Compartir: