Certificados SSL Argentina

TITULOS: No todos los chicos pasarán de año escolar… ¿Quiénes quedarán afuera en este ciclo lectivo? Leer Más

TITULOS: Coronavirus: ¿Cómo fortalecer nuestras defensas para que el virus no nos ponga en jaque? Leer Más

TITULOS: ¿Quiénes se encargan de asustar al intendente?: Coronavirus, nueva grieta y escraches en redes según Mauricio Acevedo Miño Leer Más

TITULOS: Silvia Farias: “El cáncer me llevó a pensar cómo estaba viviendo y a poner las cosas en su lugar” Leer Más

TITULOS: “No somos rebeldes”, dijeron padres que presentarán un PROTOCOLO para la realización de recepciones estudiantiles Leer Más

26 febrero, 2020

Liebig: una fábrica que llegó a faenar 2800 vacunos al día

Las ruinas de la fábrica están ubicadas en el departamento Colón, en el pueblo que lleva el mismo nombre. En sus tiempos de esplendor ocupó a 3000 operarios. La firma inglesa que le dio vida se radicó en 1903 y se retiró del país en 1976.

LIEBIG. La gigantesca fábrica producía para abastecer con productos cárnicos al mercado europeo.

Por Claudia Cagigas

Quince kilómetros al norte de Colón, Entre Ríos, a través de un camino hoy pavimentado y el verde de los campos se llega a Pueblo Liebig. Desde lejos una vieja chimenea delata su historia y no es difícil imaginar la magnitud del poderío económico que en otro tiempo alcanzó. La firma «Liebig´s Extract of Meat Company LTD» invirtió sus capitales en el lugar en 1903, cuando compró un saladero que allí funcionaba y montó una gigantesca fábrica destinada a abastecer al mercado europeo.

EL OBJETIVO PRINCIPAL DE LA FÁBRICA FUE ELABORAR EXTRACTO DE CARNE, INVENTADO POR EL ALEMÁN JUSTUS VON LIEBIG.

La intención principal fue elaborar extracto de carne, producto de alto valor nutricional inventado por el químico alemán Justus Von Liebig, pero de elaboración impensable en Europa por los costos y la cantidad de carne necesaria: 30 kilos de carne magra y fresca para obtener un kilo de extracto.

La fábrica contaba con 14 enormes calderas alimentadas con carbón de piedra; generadores de energía eléctrica con turbinas de vapor; bombas de agua; gasógenos; compresores para cámara de frío; fábrica de hielo, de latas, de cajas y cascos de madera; talleres mecánicos, de electricidad, de fundición, carpintería, hojalatería; fábrica de clavos y abrelatas. Grandes muelles con guinches a vapor y eléctricos desde donde salía la mercadería a Europa y llegaba los suministro necesarios para el funcionamiento fabril; una red ferroviaria para zorras de tracción a sangre; cuadrillas de limpieza y movimiento de cargas; tres pistas de aterrizaje de 2000 metros cada una; aviones para el traslado del personal jerárquico e las estancias de Corrientes y Paraguay o a la oficina central de Buenos Aires.

LA FABRICA CONTABA CON MUELLES PROPIOS DESDE DONDE SALÍA LA PRODUCCIÓN HACIA EUROPA.

En los tiempos dorados y con el aporte de 3000 operarios llegaron a faenarse 2800 vacunos por día, los cuales salían procesados en polvo de carne, caldo de huesos, corned beef –carne enlatada-, brisket beef –carne de pecho-, lenguas conservadas, extracto de carne, caldo de rabos, grasa refinada, sebos industriales, jugo de hígado, primer jugo, chicharrones vacunos molidos, entre otros productos.

CORNED BEEF. UNO DE LOS PRODUCTOS TÍPICOS QUE LA FIRMA ELABORABA.

El sello inglés

Pueblo Liebig fue construido por los propietarios del frigorífico para albergar parte de su personal y en consecuencia a ellos todo pertenecía. En el diseño arquitectónico se diferenciaron claramente tres sectores: la fábrica, el barrio del personal jerárquico –Los Chalets- y el barrio de los obreros –El Pueblito-.

VIEJA CASONA DONDE FUNCIONABA EL ALMACÉN DE RAMOS GENERALES. SE CONSERVA EN LA ACTUALIDAD.

«De las instalaciones industriales partía una larguísima manga o brete de madera, que en sentido este-oeste atravesaba el núcleo urbano y se usaba para el traslado de los animales desde los campos de la compañía Liebig´s hasta la playa donde eran sacrificados», describen los arquitectos Carlos Canavessi, Laura De Carli y Raúl Acuña. «Además, esta manga formaba una barrera física, que por un sistema de tranqueras solamente, vinculaba –o aislaba- los dos barrios». La manga hoy ya no existe, pero un pequeño fragmento fue recientemente reconstruido, a los efectos de referenciar su recorrido.

LA MANGA. POR ESE SECTOR INGRESABAN A LA FÁBRICA LOS ANIMALES A FAENAR.

La mayor suntuosidad la alcanzó la Casa de Visitas Nº 1, donde se alojó el Príncipe de Gales, directores de la compañía o altas personalidades.

TÍPICO CHALET INGLÉS, DONDE SE VIVÍA EL PERSONAL JERÁRQUICO (INGLÉS) CON SUS FAMILIAS.

El presente liebileño

En 1976, cuando las condiciones del país dejaron de ser rentables, «Liebig´s Extract of Meat» transfirió las instalaciones a Fricosa y vendió a los pobladores las viviendas por un monto modesto. Fricosa redujo considerablemente las actividades fábrica y en 1980 la vendió a Vizental, quien poco después la cerró.

RUINAS DE LA FÁBRICA EN LA ACTUALIDAD.

En la actualidad Pueblo Liebig conserva su arquitectura casi intacta y por su riqueza cultural e histórica bien merece ser declarado patrimonio nacional.

LA IGLESIA DEL PUEBLO TAL COMO HOY SE CONSERVA.

  • Compartir: