Certificados SSL Argentina
9 noviembre, 2022

Cuando un adulto se hace pasar por un menor para seducir y captar a otro menor: en Chajarí hubo casos…

Parecen cosas lejanas a nuestra realidad, pero no lo son. El grooming con fines de abuso sexual o trata de personas también ha tenido víctimas en nuestra ciudad. Victimarios al acecho detrás de redes sociales, a los que nunca se le ve la cara porque “la cámara nunca les anda”, utilizan fotos de otras personas crear una falsa identidad. Pueden estar en otras ciudades, en otros países, pero una vez atrapada su víctima intentarán un encuentro personal donde puede que nunca más se la encuentre. Una nota de EL ESPEJO (Radio Show Chajarí) con la psicóloga Flavia Kuxhaus.

FLAVIA KUXHAUS. PSICÓLOGA DE CHAJARÍ.

Por Claudia Cagigas

No siempre se hacen públicos porque son temas muy delicados que tienen que ver con la intimidad de las personas y generalmente causan mucho pudor, malestar y destrucción. El grooming es el acoso que ejerce una persona adulta -haciéndose pasar por un menor- hacia otro menor, a través de las redes sociales, con el objetivo de abuso sexual, trata de personas o abuso en manada. Hace un tiempo en Chajarí hubo un caso que se manejó con mucha cautela y se logró salvar a la menor antes de que logre concretar el encuentro personal con el groomer. También hubo otro episodio que pudo ser desbaratado en la Terminal de Ómnibus, por la mirada atenta de un policía que advirtió una actitud sospechosa en un hombre mayor y una menor. Seguramente habrán ocurrido muchos más de los cuales no tenemos registro. De todas maneras, no importa si se trata de un caso o de muchos más. Lo que importa es que esto también está entre nosotros y tenemos que saber a qué riesgos se exponen nuestros hijos en las redes. Estar atentos a sus actitudes y cambios es fundamental para actuar a tiempo. Del tema charlamos con la psicóloga Flavia Kuxhaus en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí).

EL ESPEJO (EE)-. ¿Como psicóloga, tuviste en el consultorio algún paciente víctima de grooming?

Fk-. Si. Voy a contar un caso modificando algunos detalles. Una adolescente había empezado una relación de noviazgo virtual con una persona que no era de Chajarí. Ella creía que era un varón de 17/18 años y estaba totalmente enamorada, pero en realidad del otro lado había una mujer más grande. La relación duró años, nunca se conocieron personalmente. La víctima se terminó de dar cuenta del engaño porque -luego de años de no poder concretar el encuentro ya que los padres no la dejaban viajar-, un día una persona la llamó por teléfono, le dijo que era familiar de su supuesto novio y le comentó que éste había muerto. “No era verdad, en realidad quien llamó fue el mismo groomer porque no la pudo captar, porque no se pudieron encontrar y hacer el viaje ya que los padres hicieron una denuncia y el fiscal ordenó un blindaje y se pudo resolver de esa manera”, recordó Flavia.

Para la víctima “fue tremendo porque se dio cuenta que lo que había pasado esos años era todo mentira, que la persona de la que ella se había enamorado nunca había existido. La relación había durado años porque el groomer siempre tiene tiempo para dedicarse a captar a la víctima”.

EL ESPEJO (EE)-. ¿Cómo se capta a la víctima?

Flavia Kuxhaus (FK)-. Las víctimas de grooming tienen un promedio de 11 años y son escogidas dentro de las redes sociales a través de los chats de los juegos. Por ejemplo, entrás al juego de muñecas y el groomer se hace pasar por alguien de tu edad. A veces el groomer es alguien del mismo sexo, no interesa cómo va a llegar a la víctima. El groomer va a estar en el chat con todos los chicos y de golpe va a elegir una víctima por algo que escribió, por algo que le llamó la atención, porque entró al perfil y vio una foto que le gustó. Entonces capta a ese/esa menor a través del chat y después pasa a un chat privado y ahí le dice ‘yo soy Pedrito, tengo 11 años, me encanta como sos, a qué escuela vas..’. A veces el groomer ya sabe a qué escuela va su víctima, qué intereses tiene, porque ya entró al perfil y vio todas las fotos, vio a la víctima con el uniforme escolar, vio a la víctima en la casa, vio los muebles de la casa, vio a sus compañeras, vio a qué escuela de danzas va, vio un montón de cosas porque en las redes sociales publicamos un montón de información.

EE-. ¿Cómo es la víctima de grooming?

FK-. “La víctima generalmente es una persona que no la está pasando bien porque en la adolescencia uno no la está pasando bien. Cuando somos niños queremos ser grandes y cuando somos grandes ya no nos gusta tanto. Entonces tenemos un duelo por el cuerpo, por los padres de la adolescencia que son distintos a los de la niñez, cae la idealización de estos padres que tuvimos y ya nada nos gusta. Nos resulta una molestia que nos manden a poner la mesa, que nos hagan dejar el celular y hay mucho encierro. El adolescente se encierra y en las redes sociales encuentra su paño de lágrima. Entonces, que tengas una persona que esté dispuesta a escribirte 24 horas al día, que te pregunte cómo estás, cómo te sentís, cómo te fue, te parece lo mejor que te puede pasar porque son cosas que tal vez al resto se le pasan por alto.

EE-. ¿Qué podemos hacer como padres?

FK-.  Los padres a veces no tienen tiempo para estar alerta y cuando despiertan, el tema está super cocinado. Meterte en un noviazgo virtual de un adolescente totalmente enamorado de alguien que cree que tiene su misma edad es terrible; todos hemos pasado por la adolescencia, hemos elegido personas equivocadas y cuando más nos decían que no, más nos enganchábamos. Entonces, cuando uno comienza a ver actitudes que nos llaman la atención, no es el momento de confrontar sino de preguntar.

Al groomer nunca le funciona la cámara del celular o de la computadora. Entonces la víctima se queda con una imagen que el groomer está robando de un perfil y está mostrando como propia. Y se enamora perdidamente de esa persona.

El papá o la mamá comienzan a preguntar por qué nunca aparece ese novio. Un día la víctima dice “yo quiero ir a Buenos Aires -o a dónde sea- porque mi novio me invitó”. Ahí hay que plantarse y decir que no, que venga él. Eso fue lo que hicimos con los papás de la víctima que anteriormente cité porque el groomer le decía “vení vos, yo te mando los pasajes”.

Es difícil que los adolescentes te cuenten las internas. Generalmente encuentran un amigo o amiga a quien contar esas cosas y el amigo/a tiene que estar más atento a lo que el otro está contando. El amigo de la adolescencia (varón) es bastante callado, no cuenta lo que su amiga le dice, pero es perceptivo de que la cosa no anda bien.

EE-. ¿Cómo se da el paso de la charla virtual al encuentro personal?

FK-. El groomer nunca se va a dejar ver. La víctima pasa mucho tiempo encerrada en su habitación hablando con él. Cuando hacen video llamadas tiene la desventaja de que la cámara del groomer nunca anda o tiene modificadores de voz (generalmente los que andan detrás de la trata de personas). El groomer que anda detrás de la trata de personas tiene dinero para todo lo que sea tecnología. Entonces suponte que termina captando una adolescente que no se dio cuenta, que los padres tampoco, que los amigos tampoco y acuerdan encontrarse. El groomer le dice “nos encontramos en la Plaza Libertad, esperame que llego de Salta y me voy para ahí”.

La víctima está esperando y llega una persona mayor -que a veces es el propio groomer- y le dice “hola, yo soy el tío de Pedrito, Pedrito está enfermo, lo dejé en el hotel, vamos que yo te llevo”. Se suben al auto y esa puede ser la última vez que vemos a la víctima porque los objetivos del groomer son abuso sexual, trata de personas o abuso en manada. Generalmente la víctima termina muerta. Hay muy pocos que dejan ir a sus víctimas.

La víctima puede ir porque está enamorada y realmente cree que va a encontrar Pedrito, o porque está siendo amenazada. Si el groomer nota resistencia, puede llegar a decirle “yo tengo tus fotos (porque la obliga a sacarse fotos en la intimidad, a hacer videos eróticos) y si no vas conmigo    las subo”. Y la víctima, por temor, lo sigue.

Los groomers con fines de trata sexual suben esos videos a páginas donde se les va pagando, los adolescentes vírgenes cotizan más alto y en Europa se paga muchísimo por eso.  Generalmente la trata de persona tiene caminos hacia Europa porque se paga muy bien por adolescentes vírgenes y niños.

Uno puede llegar a este punto de la lectura y pensar que es una exageración y que en Chajarí estas cosas no puede pasar… Cada cual elige qué pensar. Como responsable del programa EL ESPEJO y de este sitio web, asumo el compromiso de hacer pública esta problemática para que estemos en alerta y nos ocupemos.