Certificados SSL Argentina

TITULOS: Petrona en mi alma: una historia de amor que supera la ficción Leer Más

TITULOS: ¿Sufriste un accidente y te quedaron miedos? ¿Están alterando tu vida? Leer Más

TITULOS: ¿Qué pasó, donde viven muchos de los “personajes” de Chajarí? Leer Más

TITULOS: ¿Qué es PERVERSIÓN? ¿Puedo estar con una persona perversa sin darme cuenta? Leer Más

4 diciembre, 2023

Celina Zambón: vuelve a sonar el tablao con una Noche Flamenca en Chajarí

Celina Zambón es actriz y bailaora de flamenco. Trabajó con figuras del espectáculo nacional, se fue a Estados Unidos donde abrió camino e interpretó un papel junto a Dustin Hoffman en la película Little Fockers. Hoy vive en Chajarí y organiza una “Noche Flamenca”.

CELINA ZAMBÓN EN EL ESPEJO

Por Claudia Cagigas

Celina Zambón eligió la tranquilidad de su tierra, luego de muchos años en los que incursionó en la actuación nacional con artistas de la talla de Ricardo Darín, Florencia Peña, Rodrigo de la Serna -entre otros tantos-. Luego emigró a Estados Unidos y un día nos sorprendimos al saber que había participado en la película “Little Fockers”, nada más y nada menos, que como profesora de flamenco de Dustin Hoffman…

Celina es actriz y bailaora de flamenco. Se fue de Argentina en 2002, cuando estalló la crisis económica. Como otros tantos argentinos, un día se enteró que el gobierno se había quedado con sus escasos ahorros y dijo basta… Armó dos valijas en las que colocó sus cosas de flamenco y se fue a Estados Unidos, al departamento de una amiga que le prestó “un sillón para dormir”.

CELINA ZAMBÓN JUNTO AL ACTOR DUSTIN HOFFMAN EN LA PELÍCULA THE LITTLE FOCKERS.

Había estudiado flamenco en Buenos Aires, en el Instituto de Danzas y Flamenco de Silvina Miatello y en Estados Unidos se abrazó a él para poder vivir. Primero fueron actuaciones en las calles, luego montó su propio estudio en Santa Mónica y así, a través de Youtube, el mundialmente reconocido actor, Dustin Hoffman, la descubrió y la buscó para que sea su profesora de flamenco. Dustin tenía un contrato en la película “Little Fockers” y necesitaba aprender a bailar.

“Dustin Hoffman me buscó y gracias al glorioso Youtube me encontró. Resultó que vivíamos muy cerca y empezamos a ensayar en mi estudio en Santa Mónica. Finalmente, también participé en la película porque él quiso. Obviamente tuve que audicionar”, recordó Celina en el programa EL ESPEJO (Canal 2 de ItelTV y Radio 91.9).

Nadie le regaló nada. Se lo había ganado con tantos años de trabajo, con constancia, profesionalismo y una tenacidad inquebrantable. Sin embargo, hay un elemento que Celina destaca: su autoestima intacta. “Si hay algo que mi mamá hizo bien, fue lograr que mi autoestima no se mellara de niña y que permaneciera intacta, ni abajo ni arriba, intacta… No me detengo a escuchar los comentarios negativos, sé que están ahí, como en la escuridad, pero me focalizo en la luz y en la gente hermosa”.

PODÉS VER LA NOTA COMPLETA AQUÍ.

Luego de varios años en Estados Unidos, regresó y se asentó en Chajarí. ¿Por qué lo hizo? “Porque, como experiencia de vida, ya estaba. Podía seguir haciendo dinero, podía seguir almorzando sola todos los domingos y recuperando mi cuerpo para comenzar el lunes, pero no era lo que quería. Mi pregunta fue dónde puedo vivir y trabajar menos. Quería una casa, un auto y un perro. Y sentí que aquí podía tener unos metros cuadrados más para vivir, afectos y tranquilidad… Por ahí creemos que, si nos vamos a otro país, todo será mejor. Eso es una gran fantasía. Para ir afuera hay que hacer una remada tremenda que lleva dos o tres años, hay que hace de todo, posponer las necesidades emocionales y muchas cosas más hasta que lográs estabilizarte… De todas maneras, cada experiencia de vida es personal”.

Hace unos años está radicada en Chajarí, donde ejerce como Profesora de Yoga -disciplina que estudió para regenerar su cuerpo de las lesiones que el flamenco le infligió a través de los años-.

Para el próximo viernes 8 de diciembre, a las 22 horas, organiza su show “Noche Flamenca” en Oasis, junto a dos artistas locales: Fernando Panozzo y Edgardo Ruiz Díaz.