Certificados SSL Argentina
28 noviembre, 2022

¿Quiénes fueron y cómo murieron las siete mujeres recordadas en la Placa colocada en el Paseo de la Mujer de Chajarí?

Siete femicidios emblemáticos enlutan la cuidad desde 1998 hasta la fecha. En algunos casos se condenó a quienes la Justicia consideró culpables, mientras que otros siguen impunes. El recuerdo de estas mujeres y niñas no debe borrarse para que el horror de sus muertes nos impulse a trabajar por una sociedad sin violencia, formada en valores y donde la educación emocional sea moneda corriente.

Por Claudia Cagigas

El viernes 25 de noviembre pasado, Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, Julia Isla colocó una placa recordando a siete mujeres y niñas que fueron asesinadas desde 1998 hasta la fecha en Chajarí. Si bien la colocación fue simbólica porque hasta el momento el Municipio no construyó el soporte en el Paseo de la Mujer (Avenida 9 de Julio entre Urquiza y San Martín), el acto se realizó a las 20 horas del viernes, con la presencia de algunos de los familiares de las víctimas, Julia Isla, Integrantes de Mariposas Chajarí, AGMER, la diputada provincial Vanesa Castillo, algunos concejales y público en general. La actividad fue declarada de interés provincial por la Cámara de Diputados de Entre Ríos.

En la placa están estampados los nombres Alejandra Natalia Martínez (1998), Olga Zárate y su hija Camila (2001), Camila Silgueria (2010), Alejandra Inchauspe (2011), Clelia Dalmazo de Mouchet (2017), Marina Soledad Monge (2018). ¿Quiénes fueron estas mujeres y niñas, qué sucedió con sus vidas? Hace algunos años (diciembre de 2018), en este mismo medio, te lo contamos así:

Alejandra Natalia Martínez tenía 17 años, cuando fue vista con vida por última vez el 12 de diciembre de 1998. La buscaron intensamente durante 32 días, hasta que su cuerpo fue hallado en un monte de eucaliptus de Colonia Belgrano, en una zanja tapada con palos. Se manejaron muchas hipótesis y finalmente se procesó a su padrastro, quien en la instancia de juicio fue sobreseído por falta de mérito. Hasta el día de hoy el caso está impune.

Olga Zárate y su hija Camila murieron apuñaladas en 2001 también en Chajarí, mientras que su pequeño hijo varón quedó gravemente herido. “Hubo una persona condenada, Sergio Almada, novio de una de las hijas de Olga. Fue un caso terrible, muy sangriento. La madre no murió en el instante, murió en la vereda intentando pedir ayuda”, describió Elbio Cándarle, quien por aquellos años era perito en la Comisaría N°1 de nuestra ciudad y trabajó en el caso.

El 13 de mayo de 2010 Camila Silgueira (4) fue degollada por su padre, Javier Silgueira, quien también intentó matar de la misma manera a su otro hijo de 9 años. La madre de los niños estaba en el hospital cuidando a un familiar cuando ocurrió la tragedia. Por la muerte de Camila y las tremendas lesiones de su hermano, Silgueria fue condenado a prisión perpetua. El caso se encuadra dentro de lo que es un filicidio. Y el filicidio es la forma más cruel que algunos hombres adoptan para vengarse de su pareja: matar a sus hijos.

El psiquiata Hugo Leimann Patt (63) asesinó a su pareja, Alejandra Inchauspe (34), el 27 de febrero de 2012 en la vivienda que compartían en Chajarí. La golpeó y le aplicó varias puñaladas. Después del crimen, intentó suicidarse descerrajándose un disparo en la sien, pero sobrevivió. Por el crimen, Leimann Patt fue a prisión perpetua en diciembre de 2013. Falleció en junio de este año (2022) en su vivienda de Urdinarrain, donde se encontraba cumpliendo prisión domiciliaria.

Clelia Dalmazo de Mouchet (78) fue asesinada por su propio hijo, Roberto Mouchet (47) de un martillazo en la cabeza en su domicilio de Chajarí. Luego del hecho, el hombre intentó electrocutarse, pero se recuperó.

Marina Soledad Monge (35) fue encontrada sin vida el 2 de diciembre de 2018, en un camino vecinal de Colonia Brambilla. Según el parte policial estaba en la calle, con la calza que llevaba puesta a la altura de sus rodillas  y múltiples cortes a la altura del cuello y los antebrazos (lo que se podría inferir como defensa del ataque). La misma fuente confirmó que “tenía heridas punzo cortantes de frente, en el tórax, el abdomen y posiblemente también un corte importante a la altura de la carótida, en el cuello”. Luego de un juicio abreviado, se condenó a Juan Ramón Vilches, a 24 años de prisión efectiva.

Un femicidio es el asesinato de mujeres por hombres motivado por el odio, desprecio, placer o sentido de posesión.  La mujer como propiedad del hombre es una de las características que subyace detrás de todo femicidio.

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo”, reza un poema de Eduardo Galeano, que elegimos para cerrar el recordatorio a estas mujeres y niñas brutalmente asesinadas.