Certificados SSL Argentina

TITULOS: Coronavirus: ¿Cómo fortalecer nuestras defensas para que el virus no nos ponga en jaque? Leer Más

TITULOS: ¿Quiénes se encargan de asustar al intendente?: Coronavirus, nueva grieta y escraches en redes según Mauricio Acevedo Miño Leer Más

TITULOS: Silvia Farias: “El cáncer me llevó a pensar cómo estaba viviendo y a poner las cosas en su lugar” Leer Más

TITULOS: Mauricio Acevedo Miño aporta opciones para prevenir el COVID-19 Leer Más

TITULOS: Adicciones: “El padre piola es el peor factor de riesgo” Leer Más

5 diciembre, 2019

El HIV aumentó un 200% en Chajarí en el último año

Las estadísticas que maneja el Hospital Santa Rosa sobre enfermedades infectocontagiosas son alarmantes. Los casos de sífilis también ya superaron a los detectados el año pasado. La gran falencia está en el no uso de preservativos.

DIEGO CHÁVEZ. Técnico de Laboratorio y Hemoterapia del Hospital Santa Rosa de Chajarí.

Por Claudia Cagigas

El equipo de Infectología del Hospital Santa Rosa dio a conocer las estadísticas obtenidas en el último año sobre enfermedades infectocontagiosas, considerándolas alarmantes. “Los resultados positivos en HIV aumentaron un 200% en comparación con cifras del año pasado”, indicó Diego Chávez, técnico del Laboratorio del hospital y del Área de Hematología. Entrevistado en el programa El ESPEJO (Radio Show), manifestó que en 2018 los casos detectados fueron cuatro, mientras que en lo que va de 2019 ya son diez. En cuanto a sífilis se refiere (VDRL) “el año pasado tuvimos 75 nuevos casos mientras que a noviembre de este año ya tenemos 80 nuevos casos… todo esto se podría prevenir con el uso de preservativos y con un cambio de conducta”, dijo.

Preocupados por esta situación, hace unos cuatro años el equipo de Epidemiología, fuera de su horario de trabajo, comenzó a dar charlas en las escuelas. “El problema es que somos muy pocos para el área que tenemos que cubrir, para todas las escuelas que nos solicitan. Damos charlas que tienen que ver con la concientización de la sexualidad, el respeto y cuidado del cuerpo. Muchos colegios quizás por ideología religiosa no comparten nuestra información, pero igual nos han llamado. Por eso me parece que hay una apertura en el área de educación”, agregó.

En cuanto a la sífilis se refiere, el Dr. Sergio García Solchaga, jefe del Servicio de Maternidad del hospital, dijo que en Chajarí los casos aumentaron, pero no en la cantidad alarmante que en otros lados. “A nivel mundial y nacional hay un altísimo brote de casos de sífilis positivo. Lo ideal es que sean 10 casos cada 100 mil habitantes y en Argentina el año pasado fueron 126 casos, es decir 12 veces más de lo ideal”.

SERGIO GARCÍA SOLCHAGA. Médico, jefe del Servicio de Maternidad del Hospital Santa Rosa de Chajarí.

“Cuando uno interroga, el 98% de los pacientes infectados de ambas enfermedades manifiesta haber tenido relaciones sin protección y la resistencia es en todas las edades”, dijo García Solchaga. “Nosotros insistimos en las escuelas porque tenemos que empezar con los chicos para que cuiden su cuerpo, lo respeten y para que cuando decidan tener relaciones, esa decisión vaya acompañada de un método anticonceptivo más un método de protección de enfermedades de transmisión sexual”.

El tratamiento de HIV garantiza una buena calidad de vida

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH o HIV) es un virus que afecta al sistema de defensas del organismo o sistema inmunológico. Una vez debilitado, el sistema de defensas permite la aparición de enfermedades oportunistas –tuberculosis, por ejemplo-. Esta etapa avanzada del HIV es la que se denomina SIDA: conjunto de síntomas (síndrome) que aparece por una insuficiencia del sistema inmune (inmunodeficiencia) causada por un virus que se transmite de persona a persona (adquirida).  Por eso, no toda persona con HIV tiene sida, pero sí toda persona que presenta un cuadro de sida tiene HIV. Una persona con HIV no necesariamente desarrolla síntomas o enfermedades, pero puede transmitir el virus. En el caso de una relación sexual, esto se previene con el uso de preservativos.

Si una persona infectada de VIH se adhiere al tratamiento, podrá obtener una buena calidad de vida. “Podrá trabajar, estudiar, tener su familia, jugar al fútbol, es decir que es un mito eso de que la vida se termina”, dijo Diego Chávez.

“La medicación impide que la enfermedad avance, pero también reduce la carga de virus en sangre, no la elimina. Hay pacientes que con un exitoso tratamiento han llegado a tener carga inexistente del virus en sangre. Esto no quiere decir que estén curados, sino que optimizaron su calidad de vida”, agregó.

Las drogas que se usan son impartidas por Nación, pero en el resultado que se logre importa mucho el estado general del paciente. “Hay pacientes que llegan al hospital con tuberculosis porque ya han bajado mucho las defensas. Vienen con bajo peso, con las defensas muy bajas y esto les puede llevar a la muerte –no el HIV en sí mismo-. Entonces hay que tratar primero la tuberculosis y cuando el paciente se estabiliza, recién se puede recurrir al tratamiento del HIV”, explicó Diego Chávez.

Las enfermedades de vías respiratorias altas son las primeras en manifestar que el virus está en el cuerpo y en este momento la tuberculosis es la más recurrente. Antes eran manchas rosas que aparecían en la piel, por eso se la llamó la “Peste Rosa”.

Hay que recalcar que en el Hospital Santa Rosa se hacen análisis de HIV gratuitos y tanto su resultado como el tratamiento –si fuera necesario- es confidencial. El paciente es identificado con un código que solo el médico conoce.

CAROLINA ARRUDA, SERGIO GARCÍA SOLCHAGA, VERÓNICA TODONE, CRISTINA RENIERO, MARIANA BERTA. Parte del equipo del hospital que trabaja en el abordaje de enfermedades infectocontagiosas.

La esperanza de la vacuna contra el HIV sigue latente

“El virus del HIV no se mantiene estable, en su pared externa tiene determinadas cosas que van cambiando y por eso todo el tiempo se está estudiando y se está hablando de nuevos subtipos del HIV. Entonces se hacen protocolos de medicación que vienen desde la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos protocolos son firmados por los gobiernos nacionales, que son quienes compran las drogas para ese tipo de tratamiento y las distribuyen en las provincias. Pero también tenemos la esperanza de en cuatro o cinco años pueda aparecer la vacuna contra el HIV, porque en los últimos 20 años hubo pocas mutaciones”, dijo García Solchaga.

Las dos vías de contagio más altas son las relaciones sexuales de riesgo y las drogas endovenosas -el compartir la jeringa-. Ni bien adquirido el virus, habrá un período de ventana de alrededor de un mes, en que no podrá ser detectado. Por eso, ante la sospecha, lo ideal es repetir el estudio al mes, para confirmar o descartar.

Los análisis que se realizan son tres. “Uno se denomina ELISA y otro Test Rápido. Cualquiera de los dos que de positivo hay que confirmarlo con otro que se realiza en Paraná, el Western blot. Son los tres análisis para la detección del HIV”, explicó Solchaga.

Una embarazada con HIV hoy pude tener bebés sin el virus

La transmisión perinatal de madre a hijo es otra de las formas de transmisión del virus del HIV. “Por suerte, si la madre está con tratamiento y tiene carga viral indetectable, tendrá su bebé sin la enfermedad. Esto ha ido cambiando porque hace 20 años se recomendaba que las pacientes con HIV no se embaracen. Hoy se les dice que pueden embarazarse siempre y cuando tengan una carga de virus indetectable -que no tengan virus en sangre- y eso se logra con el tratamiento”, indicó el médico.

Un dato preocupante es que actualmente la mayor cantidad de personas afectadas son mujeres de bajos recursos. “A nivel mundial el HIV se feminizó. Al principio era la Peste Rosa, era mayor en la comunidad homosexual; después fue mayor en las mujeres y en este momento -según las últimas estadísticas- el 51% de las personas infectadas son mujeres y la mayoría mujeres pobres, porque están más expuestas a violencia y en esa violencia está incluido el sexo sin protección”, concluyó García Solchaga.

Finalmente, cabe destacar que el HIV no tiene síntomas. La única manera de saber si alguien lo contrajo es a través de un test. Se calcula que, en Argentina, el treinta por ciento de las personas que viven con HIV no saben que lo tienen.

  • Compartir: