Certificados SSL Argentina

TITULOS: Gladys Borgo: una mujer que se reconstruyó luego de varias tragedias familiares y un matrimonio violento Leer Más

TITULOS: Los puestos laborales de ordenanzas de escuelas y cocineros son designaciones políticas Leer Más

TITULOS: Violencia laboral: cinco denuncias en el Departamento Federación en el ámbito público y privado Leer Más

TITULOS: ¿Por qué es necesaria un Área de Diversidad de Género? Xiomara Breppe y Sofía Bernárdez cuentan su historia Leer Más

TITULOS: Aceite de cannabis: para qué enfermedades sirve, quienes NO pueden tomarlo, dónde conseguirlo, medidas de seguridad Leer Más

27 julio, 2016

Adictos a la comida… en Chajarí un grupo puede ayudarte

14

centro de salud

 

Por Claudia Cagigas

“Somos enfermos emocionales”, reconoció Blanca, una de las integrantes de Obesos en Recuperacíon (OB.RE) Gualeguachú, en oportunidad en que visitó Chajarí para poner en funcionamiento un grupo de autoayuda local. “Somos enfermos emocionales que tapamos dolores y resentimientos con comida. Que me disculpen los profesionales, pero la enfermedad está mal tratada; somos enfermos emocionales, comemos por inercia, sin hambre, comemos porque tenemos que tener algo en la boca. Los profesionales no van al foco del problema, van a tratar que el paciente adelgace, pero no tratan la enfermedad emocional”, asestó Blanca sin pelos en la lengua.

La persona obesa “primero tiene que reconocer que está enferma, que es un enfermo emocional y que esa enfermedad lo llevó a contraer la adicción por la mala alimentación. En mi caso, el dolor, el resentimiento, lo tapé con la mala alimentación; en otros puede ser con el alcohol, el juego, hay miles de adicciones. Yo soy adicta a las harinas, hoy por hoy pude más o menos equilibrarme en eso, pero la enfermedad es de por vida y por eso sigo en el grupo”.

 

obesidad3

OB.RE inició sus actividades el 28 de julio de 2010 en Gualeguaychú. Se ramificó a Pueblo Belgrano y el sábado 16 de julio inició sus actividades en Chajarí. Aquí se reúne todos los miércoles a las 20 horas, en el Centro de Salud N° 1 Angelita Tagliapietra, sito en Artigas 1450, Barrio Los Trifolios.

 

¿Qué proponen para bajar de peso?

“Nos basamos en el programa de Alcohólicos Anónimos, que en 1935 se dio a conocer y ha salvado millones de vida en todo el mundo. Si uno lo aplica como corresponde y somos obedientes, tenemos logros”, aseguró. Sin embargo, aclaró que cuando llegó al grupo “era una descreída de los grupos de autoayuda. Uno siempre trata de recurrir a los médicos, a los que supuestamente tienen el conocimiento. Yo me recorrí todo: iglesia, justicia, médicos y tuve que darme por vencida de que todo lo que había hecho no me había dado resultado. Cuando llegué a los grupos estaba muy descreída: me encontré con compañeros dando la charla y pensé: ‘¿y cómo me va a ayudar esta gente sin estudio, si pagando no puede resolver el problema?’. Pero sí, como dice el programa, no hay mejor terapia de un adicto en recuperación -que haya tenido logros- para otro adicto que llega con el mismo problema”.

 

“Somos gorditos felices”. Mentira!

obesidad 7

Cuando comenzó en OB.RE Blanca pesaba 110 kilos pero no se reconocía enferma. En realidad su idea era ayudar a un sobrino que pesaba 170 kilos. “Estando ahí, escuchando el dolor que siente la gente con sobrepeso, reaccioné. Nosotros mismos nos engañamos y decimos ‘somos gorditas felices’ y es mentira, es una máscara que uno se pone para no estar tan amargada. Lo que pasa es que la sociedad no toma a la obesidad como una enfermedad, pero es una grave enfermedad por las consecuencias que trae: colesterol, diabetes, deformación de huesos, un montón de secuelas físicas y emocionales. En lo emocional afecta a todos, pero en la mujer es peor porque el modelo social es ser delgadita, esbelta. Una chica con sobrepeso hoy no vive la mejor vida y está discriminada en el colegio, en el círculo donde se mueve”, explicó con conocimiento de causa.

 

El fin de la mentira

obesidad 5

Blanca cuenta que en OB.RE le hablaron de fe y esperanza. “Me dijeron que si tenía fe y esperanza en un poder superior (no es religioso el programa pero sí espiritual), si me quedaba, escuchaba, era humilde, receptiva a lo que compartían los compañeros y a la literatura, iba a tener resultados porque ellos habían llegado igual o peor y en ese momento había mucha gente que estaba bien, que podía reír, conversar, expresar su bienestar o su dolor”.

 

Blanca aseguró que “es bueno escuchar el dolor del otro. Ahí es cuando te empezás a identificar. Yo me identifiqué con una señora que tenía lo que se te ocurra: problemas de tiroides, presión arterial, colesterol… yo pensaba que iba a terminar como esa mujer si seguía así y ahí me hizo el click”.

obesidad 4

La consigna es trabajar la buena voluntad. “Yo se que la semana que viene tengo que estar con mis compañeros y ser sincera, no tengo que tapar ni auto engañarme; si me comí tres alfajores lo tengo que decir. Se que mi vida está en mis manos, yo decido si quiero seguir matándome o si quiero revertir la situación con esa buena voluntad que me pide el programa. Es  como el cuento de la mariposa azul, que suelo contar en cada charla”, concluyó Blanca.

 

También te puede interesar la siguiente nota

https://www.elespejorevista.com.ar/?p=699

 

 

  • Compartir: