Certificados SSL Argentina

TITULOS: No todos los chicos pasarán de año escolar… ¿Quiénes quedarán afuera en este ciclo lectivo? Leer Más

TITULOS: Coronavirus: ¿Cómo fortalecer nuestras defensas para que el virus no nos ponga en jaque? Leer Más

TITULOS: ¿Quiénes se encargan de asustar al intendente?: Coronavirus, nueva grieta y escraches en redes según Mauricio Acevedo Miño Leer Más

TITULOS: Silvia Farias: “El cáncer me llevó a pensar cómo estaba viviendo y a poner las cosas en su lugar” Leer Más

TITULOS: Mauricio Acevedo Miño aporta opciones para prevenir el COVID-19 Leer Más

27 noviembre, 2019

Stella Maris Pérez: la primera y única árbitro de Chajarí

Ser árbitro mujer en un ámbito tan machista, como es el fútbol, no es tarea sencilla. Esta es la historia de una mujer que siente pasión por la camiseta y peleó toda su vida por ocupar el lugar que hoy ocupa.

«MARY PÉREZ» – Imagen extraída del documental La Referi, de Florencia Curi.

Por Claudia Cagigas

Stella Maris “Mary” Pérez tiene 53 años. Nació en un tiempo en que jugar al fútbol era sólo cosa de hombres y no había equipos femeninos como en la actualidad. Su pasión comenzó desde muy pequeña, cuando su papá organizaba partidos en el Barrio Centenario, “pero las mujeres no podíamos jugar ni participar para nada”, recordó en el programa EL ESPEJO (Radio Show). Como su hermano jugaba y su papá organizaba, luego de los partidos solían hacerse cenas en su casa para festejar, pero “las mujeres quedaban paradas contra la pared…”. Es que así eran las cosas por aquel entonces.

Un día la suerte pareció golpear a su puerta. Recuerda que tenía 12 o 13 años cuando un señor, Néstor Quirós, la fue a buscar para jugar. “Hizo un equipo de mujeres, habló con un señor de otro barrio para que arme otro equipo y así pudimos jugar mujeres contra mujeres. Pero fueron solo tres o cuatro partidos por el machismo que había”. Mary no sabe bien qué fue lo que pasó, por qué se diluyeron estos encuentros, pero supone que no los permitieron más por el machismo imperante por aquellos años.

Cuando Mary era adolescente la muerte apareció de golpe. Primero fue su hermano, falleció de muerte súbita con tan solo 18 años y un año después su mamá “de tristeza”. Pese a todo siguió adelante y nunca perdió la fuerza que la impulsó a lograr su objetivo en la vida.

“El hombre no tiene más habilidades que la mujer en el fútbol, sí tiene otra contextura física y más fuerza”, aseguró, al tiempo que se mostró feliz porque actualmente las mujeres puedan integrarse al juego. “Para mí es un orgullo verlas jugar. Tengo un hijo de 29 años y una hija mujer. Siempre la quería meter en el fútbol, pero nunca me dio bolilla, optó por otros deportes. Sin querer un día la invitaron a jugar fútbol 5 y ahora lo ama”, agregó.  “Yo ya no juego, aunque me encantaría… mi hijo tiene miedo que me golpeen… Y el fútbol 5 no es fácil porque no estás amparada por nada”.

STELLA MARIS PÉREZ EN EL PROGRAMA EL ESPEJO – RADIO SHOW CHAJARI


La pasión por pisar una cancha

 “Ver a mi hijo jugar, ver injusticias al momento de cobrar y las ganas de estar en una cancha fue lo que me impulsó a formarme como árbitro. Yo quería pisar ese pasto porque ya no podía jugar… Opté por hablar con Benito Cabral para ver si podía entrar de árbitro, me dijo que el lunes me presentase en la Liga y ahí comenzó todo. Me recibieron muy bien, estuve dos años, luego cambió el presidente de la Liga y fue todo diferente”, recordó.

Para comenzar a arbitrar tuvo que estudiar. “Nos enseñaba el señor Beto Made, que venía de Concordia. Él nos daba lo teórico y práctico en la cancha. Fue un año más o menos y después seguimos los entrenamientos con él, porque siempre van saliendo reglas nuevas”, contó.

«MARY» PÉREZ. imagen extraída del documental La Referi, de Florencia Curi.

Su primer partido como árbitro fue en el 2008. “Había gente que me conocía y que desde un principio me tuvo fe”. No obstante, su primer arbitraje se frustró, porque el partido se suspendió ya que el equipo de Inferiores que debía venir desde San Jaime nunca llegó. “Hacía mucho frío. No sé si fue por eso o porque se les rompió el colectivo, pero no vinieron. Así que solo me quedó una foto y compensé con las notas que me hizo la prensa”.

¿Dónde se maneja más adrenalina, siendo árbitro o juez de línea?

Para ella es lo mismo, aunque reconoce que “a todos nos justa ser árbitro, cobrar, pero hay partidos que tenés que ser Línea. Yo soy muy responsable. Entro a la cancha y me olvido lo de afuera, me encargo de los jugadores y de todos los que están en el campo de juego, el de afuera no me importa”.

MARY PÉREZ. Imagen extraída del documental autobiográfico LA REFERI, de Florencia Curi

La crueldad, el maltrato

El maltrato que se advierte en las chanchas es hacia todos por igual. “Hay muchos padres frustrados porque no pudieron irse de Chajari, pero vamos a ser sinceros, acá hay jugadores amateurs, no profesionales… Entonces, los padres frustrados son los que les exigen a sus hijos y agreden si nos los convocan un fin de semana…”. Y un dato por demás interesante: “Hoy en día, cuando me toca estar en los partidos, creo que la mujer es más cruel”, dijo.

Los desplantes que debió sufrir

“Con mi marido tuve una lucha bárbara porque él es o era muy machista, pero a su vez ponía la plata para comprarme los equipos. De los equipos –la ropa para arbitrar- a los árbitros varones le regalaban la mitad y a mí me lo cobraban todo. O a veces compraban ropa para los 27 árbitros y a mí me dejaban afuera… Si yo me quejaba o planteaba algo, no me daban partidos para dirigir”, rememoró.

Mary reconoció que no se puede vivir del arbitraje –y tampoco lo pretende-. “Yo estoy en la Liga de Veteranos y los tres partidos de media hora cada uno nos pagan 1500 pesos. Te deja más si trabajás sábado y domingo o en las colonias”.

MARY PÉREZ . Imagen extraída del documental autobiográfico LA REFERI, de Florencia Curi

Finalmente, contó que la Liga de Chajarí tiene equipos de mujeres, pero no la llaman para cobrar. “Me castigaron tanto que ya no me duele como antes y me tomo todo más relajadamente”, concluyó esta mujer increíble, que no duda en ponerse frente a quien sea para proteger a sus compañeros en la cancha.

  • Compartir: