Certificados SSL Argentina

TITULOS: Gladys Borgo: una mujer que se reconstruyó luego de varias tragedias familiares y un matrimonio violento Leer Más

TITULOS: Los puestos laborales de ordenanzas de escuelas y cocineros son designaciones políticas Leer Más

TITULOS: Violencia laboral: cinco denuncias en el Departamento Federación en el ámbito público y privado Leer Más

TITULOS: ¿Por qué es necesaria un Área de Diversidad de Género? Xiomara Breppe y Sofía Bernárdez cuentan su historia Leer Más

TITULOS: Aceite de cannabis: para qué enfermedades sirve, quienes NO pueden tomarlo, dónde conseguirlo, medidas de seguridad Leer Más

17 agosto, 2016

El embrujo del viejo reloj

reloj federación

 

Por Claudia Cagigas

Firmes, acompasados, los latidos del tiempo resuenan profundos en la penumbra del Museo de los Asentamientos de Federación. Atardece, los silencios ganan el espacio, pero el péndulo del viejo reloj sigue oscilando inmutable, como en otros tantos atardeceres del antiguo pueblo.

El ocaso tiene su embrujo, pero cuando se conjuga con el imán irresistible de viejos relojes el resultado El embrujo del viejo reloj puede ser fantástico.

 

reloj federación

Desprevenido, curioso y portador de una incontenible atracción por esas cosas de antes llenas de misterios, Matías se detuvo delante del gran reloj que desde hacía rato lo llamaba con el sonido de su grave péndulo. Intrigado contempló su gigantesca maquinaria, la rozó suavemente con sus dedos, cerró los ojos y tuvo la certeza de ser testigo del Día de la Anunciación, tal como se la habían contado…

 

El Día de la Anunciación 

El reloj marcaba las 13,10 horas del 20 de septiembre de 1976. Las campanas tocaban sin pausa y el pueblo de Federación era un alboroto: los chicos salían de la escuela, la gente corría hacia la plaza para unirse en una cadena de oración y de golpe todo fue una fiesta.

 

¿Qué producía esa alegría incontenible? Nada menos que la noticia de que volverían a tener una ciudad; que Federación sería reconstruida. Y si bien dolía perder la querencia, ver morir su ciudad bajo las aguas del Lago Salto Grande por la construcción de la represa, la noticia de la reconstrucción era un gran alivio.

 

federación bajo el agua 1federación bajo el agua

 

¿Es que no era un compromiso asumido levantar una nueva ciudad para reubicar a los vecinos? Lo era. Pero lo primero que hizo Jorge Rafael Videla cuando asumió la presidencia de la Nación en marzo de 1976, fue dejar sin efecto ese compromiso, evitarse «el gasto» y dejar librada al azar la suerte de los federaenses para que se reubiquen en ciudades como Chajarí o Concordia.

 

museo de federacíon con relojEl golpe fue terrible, al hecho de ceder su pueblo, Federación tenía que agregar un sacrificio más: su propia existencia. Entonces la gente dijo «basta» y en septiembre  de 1976 tres vecinos, aconsejados por el cura párroco, viajaron a  Buenos Aires para reunirse con el ministro del Interior, de quien obtuvieron la promesa de la reconstrucción. Luego llamaron por teléfono a Federación y, tal como se había consensuado como señal de aviso, las campanas comenzaron a sonar llevando la noticia a cada rincón.

 

museo de federación

«El Día de la Anunciación, lo llamó más tarde la poeta local Dora Arias», escuchó Matías en su oído. Las palabras lo devolvieron al Museo de los Asentamientos, donde ahora el tac-tac sonaba cómplice, casi como un compañero de aventuras. Gisela Santiago interpretó su interés y agregó: «En la época del traslado este reloj fue desarmado y archivado durante muchos años en galpones municipales. Pero cuando la nueva ciudad se aprontaba a cumplir veinte años, se encargó a Pedro «Tom» Combis –empleado del municipio reconocido por su habilidad- que lo ponga en marcha y así fue. Durante la celebración la máquina fue exhibida en la Escuela Pellegrini y luego volvió al taller de Combis, hasta que en 2004 pasó a formar parte del Museo de los Asentamientos».

 

reloj de federación 1

Hoy el gigantesco reloj tiene sus agujas detenidas a la 1,10; hora de la anunciación de la Nueva Federación y su pesado péndulo sigue oscilando grave, soñando con el día en que vuelva a ser colocado en el sitio que merece: una gran torre desde donde pueda vigilar, como antes, la vida del pueblo.

 

vieja capilla de federaciónMuseo_de_los_asentamientos,_Federación

 

El Museo de los Asentamientos es una réplica de la capilla del antigua emplazamiento. Cuando comenzó la demolición de la vieja ciudad, la capilla fue desarmada pieza por pieza y con esos materiales se construyó el Museo de los Asentamientos, respetando la arquitectura original.

 

  • Compartir: