Certificados SSL Argentina

TITULOS: “Mi agresor está en libertad y la encerrada soy yo”. Valentina, víctima de violencia familiar Leer Más

TITULOS: María Luisa, esposa de Vanina. De un pasado violento al buen amor Leer Más

TITULOS: Historias de amor en torno a las peñas del Rancho la Amistad Leer Más

TITULOS: Contratados en la Municipalidad de Chajarí: Marcelo Borghesán brinda explicaciones Leer Más

TITULOS: Cuota alimentaria: ¿Cuánto debe pasar un progenitor? Leer Más

12 mayo, 2016

Noticias de papá!!!

Carta de puño y letra del Mayor Etienot a su hija Josefina

Por Claudia Cagigas
Esta es la carta que Jorge Luis Amaro Etienot, Mayor del Ejército, envió desde Malvinas a su pequeña hija Josefina en 1982. Josefina tenía ocho años y estaba en segundo grado. Su papá había ido a la guerra, tenía 36 años y estaba a cargo de la Compañía de Ingenieros de Combate 601. En Paraná quedó su esposa y cinco hijos.

 

Concluida la guerra, el Mayor Etienot retornó a su hogar pero ya nada fue lo mismo… Se sumió en sí mismo, comenzó a fumar, a engordar y a los pocos años murió de un infarto.

 

Josefina hoy es abogada, y vice intendente de Paraná. Esta carta es una síntesis perfecta de nuestra historia viva y del sentimiento que Malvinas implica. La transcribimos para facilitar la lectura.

 

La carta

Mi querida Jose:

¿Cómo anda mi regalona? Espero que te estés portando bien, tanto en casa como en la escuela. Sobre todo espero que te acuerdes que Papá te recomendó que fueras obediente y respetuosa.

 

Pero yo sé, porque me contó un pajarito, que lo que a vos más te interesa, es saber lo que está pasando aquí. Entonces te contaré. Aquí sopla mucho viento y hace bastante frío. Llueve casi todos los días y el sol sale poco. Casi siempre está nublado y las noches son muy largas, duran 14 horas. Hay muchas gaviotas, petreles y patos, que son los únicos animales que se ven por acá. En zonas más alejadas hay piguinos, ratones y lobos marinos. No hay árboles por ninguna arte, pero hay suficiente pasto para la inmensa cantidad de ovejas que hay en las Islas.

 

El viento hace flamear la Bandera todo el día, porque de noche no la bajamos del mástil como se hace en las escuelas; la dejamos arriba por dos cosas: una porque nosotros la cuidamos día y noche para que nadie pueda bajarla y otra, porque la pobrecita estuvo esperando 150 años para flamear en las Islas, entonces ahora la dejamos, que se empache de mirar este pedacito de la Argentina que no conocía, desde el alto del mástil.

 

Pero, ¿sabés una cosa? El viento me la está deshilachando, así que me vas a tener que mandar otra cuando puedas. Tiene que ser cortita para que no se rompa rápido.
Bueno mi Gorda, cuidala a Agustina y portate bien; recibí de mi parte un beso grandote y un fuerte abrazo; acordate de rezar de noche y espero que pronto pueda verte.

Cariños de Papá.

 

La importancia

Graciela Pelayo, profesora de Historia de Chajarí, calificó la carta como “una síntesis fantástica del sentimiento histórico de Malvinas” y confió en que la difusión de la misma contribuirá a reforzar ese sentimiento porque está escrita desde el sentimiento; desde “un hombre que va a luchar y piensa cómo hacer llegar a su niño el sentimiento de Patria”.

 

“La historia es viva y si el niño no mama esto porque no lo siente, lo olvida. Pero de esto no se va a olvidar nadie, porque tiene sentimiento”, reforzó Pelayo.

Que así sea…

  • Compartir: