Certificados SSL Argentina

TITULOS: “Mi agresor está en libertad y la encerrada soy yo”. Valentina, víctima de violencia familiar Leer Más

TITULOS: Una Constelación Familiar muestra hechos de nuestro pasado que, ocultos, pueden afectarnos Leer Más

TITULOS: María Luisa, esposa de Vanina. De un pasado violento al buen amor Leer Más

TITULOS: Historias de amor en torno a las peñas del Rancho la Amistad Leer Más

TITULOS: Contratados en la Municipalidad de Chajarí: Marcelo Borghesán brinda explicaciones Leer Más

27 mayo, 2017

La Sinfónica de la Policía Federal puso de pie a Chajarí

 

Por Claudia Cagigas

Fue un concierto de lujo, de esos que uno puede apreciar en los lugares más sofisticados del mundo. Lo cierto es que anoche, en el gimnasio del Colegio San José, la Orquesta Sinfónica de la Policía Federal Argentina brilló con todo su esplendor, poniendo al público de pie en reiteradas oportunidades.

 

Dirigidos por el maestro Daniel Batistta, los músicos interpretaron un repertorio variadísimo, abarcando desde música clásica hasta música del litoral, pasando por el tango, la ópera y música de películas.

 

Las sillas estaban totalmente ocupadas por el público, así como también las tribunas, razón por la cual debieron agregarse algunos asientos rescatados a últimos momentos de algún lugar del Colegio.

 

Con un silencio respetuoso y de disfrute, cada una de las melodías se apreció al máximo e incluso fue inevitable que la piel se erice por la emoción.

 

 

La Orquesta no pudo dejar el escenario cuando estaba previsto, ya que el público insistía con los aplausos pidiendo más y la orden llegó del mismo jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia –presente en el lugar- para que continúen.

 

El punto más alto de la noche fue el final, cuando la Orquesta interpretó el Himno Nacional Argentino, entonado por los cantantes líricos que acompañaban y el público presente.

 

 

Autoridades locales, departamentales y provinciales también disfrutaron del concierto.

 

Una oportunidad de lujo que los chajarienses no nos podíamos perder…

 

  • Compartir: