Certificados SSL Argentina

TITULOS: “Mi agresor está en libertad y la encerrada soy yo”. Valentina, víctima de violencia familiar Leer Más

TITULOS: María Luisa, esposa de Vanina. De un pasado violento al buen amor Leer Más

TITULOS: Historias de amor en torno a las peñas del Rancho la Amistad Leer Más

TITULOS: Contratados en la Municipalidad de Chajarí: Marcelo Borghesán brinda explicaciones Leer Más

TITULOS: Cuota alimentaria: ¿Cuánto debe pasar un progenitor? Leer Más

13 mayo, 2016

La obsesión por tener pocos hijos

madre e hija

Por Cecilia Capovilla

“Para muchas personas el éxito se mide únicamente en términos económicos. Entonces hay que tener solamente un hijo, porque si tenes dos te estás poniendo en riesgo y de tres para adelante estas loco de atar”, dijo Fray Nelson Medina –religioso colombiano- al referirse a la decisión de conformar una familia.

 

“Esta obsesión por tener pocos hijos causa dos daños muy grandes a esos hijos. El primer daño es que el niño se acostumbra a que todo gire en torno a él: qué aparato quiere, qué juguete, a qué lugar de paseo quiere ir… Entonces, estamos malcriando a ese niño, porque lo convertimos en el centro del universo. El segundo daño es más sutil pero a largo plazo es peor. Algún día los papas van a envejecer y yo me pregunto ¿quién va a cuidar a esos papas? O no lo va a hacer nadie o le tocará a este hijo dedicarse por completo”, explicó.

 

Tener pocos hijos implica pensar en las consecuencias de esa decisión y así lo manifestaba Fray Nelson. “Lo que quiero decir es que cuando las familias se obsesionan por tener pocos hijos queriéndoles hacer un favor, en primer lugar los vuelven demasiados egoístas y en segundo lugar les están imponiendo una carga demasiado pesada y eso lo sienten los hijos. Llega un momento en el que dicen ‘yo con esto no voy a poder’ e instalan a su padre o madre en una residencia”.

 

Finalmente, subrayó: “La gente debería pensar más este tipo de decisiones, porque quizás no estamos tomando la más correcta o mas sabia”.

  • Compartir: