Certificados SSL Argentina

TITULOS: Violencia laboral: cinco denuncias en el Departamento Federación en el ámbito público y privado Leer Más

TITULOS: Los puestos laborales de ordenanzas de escuelas y cocineros son designaciones políticas Leer Más

TITULOS: ¿Por qué es necesaria un Área de Diversidad de Género? Xiomara Breppe y Sofía Bernárdez cuentan su historia Leer Más

TITULOS: Aceite de cannabis: para qué enfermedades sirve, quienes NO pueden tomarlo, dónde conseguirlo, medidas de seguridad Leer Más

TITULOS: “Los de la mesa 10”: tributo a un grupo de jóvenes chajarienses que en 1977 se animaron con una obra teatral “prohibida” Leer Más

24 junio, 2016

La “argentinidad” bajo la lupa

Bicentenario, bandera envolviendo casa de tucuman y acta

 

Por María Daniela Zanandrea

A 200 años de la Declaración de la Independencia, es necesario que reflexionemos sobre algunas señales, puntos que son  relevantes al pensar en una posible “Pedagogía de la Memoria”, del recuerdo, de las conmemoraciones,  de la transmisión de saberes a las nuevas generaciones. ¿El objetivo? Alcanzar autonomía y  producir efectos de emancipación.

 

Cuando hablamos de “la memoria”, surgen todas las preguntas que los educadores comprometidos con la  realidad social nos hacemos: ¿Desde cuándo, por qué y para qué las efemérides?, ¿Son necesarias?,  ¿Qué objetivos tienen hoy?, ¿Qué nuevos modos de abordarlas tenemos?, ¿Podemos cambiarlas, reemplazarlas o agregar nuevas?, ¿Es peligroso quedarnos sin ellas?, ¿Para qué sirve la memoria?

 

Los ciudadanos estamos convencidos de nuestras prácticas sobre la transmisión del pasado, del modo de conmemorar y celebrar.  ¿Por qué y desde cuándo se realizan de ese modo?, ¿Qué cambia y qué permanece?, ¿Qué dificultades presentan estos modos de transmisión?, ¿Por qué necesitamos re significarlas?

 

¿Por qué y desde cuando lo efímero es recurrente en la enseñanza escolar?, ¿Qué recuerdan y que olvidan los educadores en la transmisión del pasado?

 

Bicentenario, pintura

La didáctica tradicional de nuestra escuela transmitió a través de mitos y rituales, una historia “oficial” que resaltó hombres y hechos que respondían a distintas ideologías e intereses políticos de turno.

 

Este modelo se afianzó con la celebración del Centenario de la Revolución de Mayo, que los educadores debieron transmitir, en cumplimiento de las normativas legales vigentes.

 

Esas normativas a las que debían y deben ajustarse los docentes son bajadas desde el Ministerio de la Nación y llegan a todas las escuelas a través del Reglamento de Conmemoraciones Patrias (un documento muy significativo para comprender nuestras prácticas actuales, ya que se repiten,  en contextos diferentes y parecen seguir transmitiendo una idea de identidad homogénea centrada en la Nación).

 

Bicentenario, banda militar

Para celebrar el Centenario, el proyecto educativo adoptó un carácter patriótico y diversas prácticas rituales de tono originariamente religioso o militar, como el culto a los símbolos patrios y las efemérides. Se complementaron con la enseñanza curricular de visiones nacionalistas del pasado, se establecieron los calendarios de actos solemnes. Los archivos, los monumentos, los museos y los símbolos se convirtieron en los lugares de la memoria, creando en torno a ellos  un ambiente heroico y sagrado, plagado de mitos.

 

Esta herencia, los objetivos y los contenidos que se fijaron en la enseñanza escolar, continúan estando vigentes. Permanecieron todo el siglo y configuraron la base mítica de la argentinidad.

  • Compartir: