Certificados SSL Argentina

TITULOS: “Mi agresor está en libertad y la encerrada soy yo”. Valentina, víctima de violencia familiar Leer Más

TITULOS: María Luisa, esposa de Vanina. De un pasado violento al buen amor Leer Más

TITULOS: Historias de amor en torno a las peñas del Rancho la Amistad Leer Más

TITULOS: Contratados en la Municipalidad de Chajarí: Marcelo Borghesán brinda explicaciones Leer Más

TITULOS: Cuota alimentaria: ¿Cuánto debe pasar un progenitor? Leer Más

10 agosto, 2017

Hospital Santa Rosa: Luis Fangi habla sin tapujos

LUIS FANGI. Médico anestesiólogo con 32 años de trayectoria en el Hospital Santa Rosa de Chajarí.

 

Por Claudia  Cagigas

Luis Fangi es médico anestesiólogo de Chajarí, con 32 años de servicio en el Hospital Santa Rosa. Nació aquí, estudió en Rosario y llegó a ejercer su profesión en 1985 cuando la ciudad y el hospital eran diferentes. Tiene 65 años, se jubiló hace dos, pero a falta de anestesiólogo sigue atendiendo las urgencias. ¿Cómo era el hospital hace 32 años, cómo es el hospital hoy, qué está mal y qué está bien? Son aspectos que respondió en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí), sin guardarse nada.

 

Hace 32 años, el hospital “en lo edilicio era casi lo mismo aunque mejoró algunas cosas: por ejemplo tenemos ascensor y antes un montacargas que se cayó varias veces y trajo problemas. Noto la diferencia fundamental en los servicios, en el tipo de medicina que se presta. Cuando llegué en el ‘85 la guardia era pasiva y Salud Pública obligaba a los médicos a hacerlas gratis. Y como toda cosa que no se paga, andaba mal: los médicos eran grandes, cumplían su rol a desgano, algunos tenían teléfono fijo –los más nuevos no-, no existían los celulares, no había radio llamadas. Para ubicar a los médicos jóvenes había que llamar a la Policía y si tenían ganas, iban a buscarlos, los despertaban… Imaginate un chico con convulsiones esperando todo eso… El quirófano no funcionaba de noche, no había enfermeras, si había una urgencia llamaban al anestesista que tenía la obligación de ir a buscar a la enfermera, buscar la llave… toda una ceremonia… para hacer una cesárea pasaban dos o tres horas… Esa era la realidad en la guardia del Hospital; quiero recordarla porque uno se olvida, sobre todo a los colegas jóvenes que creen que vinimos y encontramos todo hecho”, manifestó Fangi.

 

La lucha para que las guardias sean reconocidas y pagas fue dura, según contó. “Me acuerdo que el ministro de Salud era Torres Alday y tuvimos que hacer una movida que duró como dos o tres años porque Salud Pública no quería pagar las guardias, decía que era una obligación del médico. Como contrapartida, los médicos cobraban las internaciones al que podía, también las cirugías, los partos, las apendicitis… era todo un cambalache. Dentro de ese negocio en el que entró la salud pública, le decían al médico: ‘si usted cobra no le pagamos la guardia’. Entonces hubo que luchar para modificar el sistema de guardias activas a cambio de que ahora el 99% de los médicos no puede cobrar en el hospital. Si hay alguno que cobra, no lo sé. Hoy los médicos hacen guardias activas y les pagan. Eso no quiere decir que esté bien el servicio. Actualmente creo que no está bien porque Chajarí ha crecido”, detalló.

 

El hospital hoy, las falencias

“Mi opinión personal es que la guardia activa, de la manera en que se la está prestando, no es suficiente. En lugar de un médico tendrían que ser dos por guardia activa y por lo menos con un refuerzo de un médico de 8 a 20 horas priorizando la especialidad de pediatría. Eso es factible, pero tiene que haber una decisión política desde el Ministerio de Salud de afectar una partida de dinero para pagar. Nadie va a trabajar gratis. Que no me vengan a decir que no hay pediatras porque pagando aparecen”, opinó Luis Fangi.

 

Además, “no alcanza conque el médico de guardia esté en el hospital. Tiene que tener el respaldo de técnicos radiólogos que estén ahí y que se les pague como guardia activa. Tiene que haber ambulancieros presentes, técnicos en el laboratorio de mañana y tarde, la farmacia tiene que funcionar de mañana y de tarde. ¿Por qué la farmacia del hospital sólo funciona de mañana y después te dejan los multi kits de emergencia? Chajarí cambió! La ciudad de 1985 no es la misma que la de 2017, no es la misma población, no son las mismas necesidades”, argumentó.

 

Dos quirófanos sin uso que se deterioran

Comparando el quirófano de 1985 con el actual, Luis Fangi comentó: “En el ‘85 no teníamos nada. Teníamos una mesa de luz vieja y un tubo de oxígeno con manómetro y nada más. Actualmente tenemos un quirófano con el equipamiento necesario e insumos. Estamos trabajando bien de acuerdo al nivel de complejidad que atendemos acá. Lógicamente se podría mejorar”.

 

En este sentido, agregó que en la planta superior del hospital Santa Rosa hay dos quirófanos nuevos más una sala de recuperación sin habilitar, porque les falta todo el equipamiento. , “Se están deteriorando por falta de uso. Salud Pública tiene que equiparlos y ponerlos en funcionamiento. ¿Por qué no lo hace no lo sé? Pero se están deteriorando! El otro día me asomé y se están cayendo los cielo rasos, está todo sucio… equiparlo es una decisión política”.

 

Finalmente, Fangi subrayó que es imposible que quien dirige el hospital pueda cubrir las guardias, gestionar y administrar bien. “Humanamente no se puede. Es como si en un equipo de fútbol vos sos director y jugador. Si sos director tenés que estar bien pago y dedicarte a eso. Si sos médico de guardia tenés que dedicarte a ser médico de guardia. Así como están las cosas, si la gente requiere un servicio de urgencia y hay mala atención, ¿a quién se le va a quejar si el médico es el director del hospital? Además, si estás en una guardia lógicamente te hacés amigo del resto de los médicos de guardia. Entonces, ante una queja, no solo cubrís tu parte personal sino también la de esos otros médicos. Así el servicio de desvirtúa. No se puede. Son cosas incompatibles”, cuestionó.

  • Compartir: