Certificados SSL Argentina

TITULOS: “Mi agresor está en libertad y la encerrada soy yo”. Valentina, víctima de violencia familiar Leer Más

TITULOS: Una Constelación Familiar muestra hechos de nuestro pasado que, ocultos, pueden afectarnos Leer Más

TITULOS: María Luisa, esposa de Vanina. De un pasado violento al buen amor Leer Más

TITULOS: Historias de amor en torno a las peñas del Rancho la Amistad Leer Más

TITULOS: Contratados en la Municipalidad de Chajarí: Marcelo Borghesán brinda explicaciones Leer Más

29 junio, 2016

¿Es necesario educar las emociones en la escuela?

13510679_1204329262924188_193363132_n

 

Por Cecilia Capovilla

“La Educación Emocional y la Neurociencia son nuevas herramientas que nosotros, como educadores, pretendemos brindar y difundir para que los docentes tengan otros instrumentos para trabajar con los chicos”, dijo Carlos Sigvardt, docente y capacitador, en una nota radial realizada en el programa El Espejo. En la misma, definió la Educación Emocional, sus objetivos, analizó la educación de hoy e instó a enseñar y aprender a expresar nuestras emociones, sensaciones, sentimientos, a generar empatía con el otro y lo más importante a amar y ser amados.

 

En un tono apacible y cordial, Sigvardt explicó que “la Educación Emocional nos ayuda a pensar de manera distinta; a soslayar desde la infancia los miedos, los temores y aprender a discernir qué es lo que nos produce alegría y tristeza. Cuando esto se aprende de chico, en la adolescencia se cuentan con herramientas para enfrentar esa etapa turbulenta. En cambio, un chico que no aprendió a manifestar sus emociones, en la adolescencia, para estar contento un rato es probable que apele a químicos”.

 

13480070_1204329249590856_1151518887_n

“La educación emocional insta a vivir mejor, con la incorporación y la creación de hábitos buenos que mejoran nuestra calidad de vida. El problema que se nos presenta es el Síndrome del Pensamiento Acelerado, que es el exceso de información. Un chico con diez años tiene la misma información que una persona de 70 hace 50 años. Este exceso de información, que no quiere decir que sea conocimiento, produce mucha ansiedad. También se presenta el exceso de pantalla y la obsesión por el consumo. Todo esto hace que el chico tenga sus impulsos a mil, y por esta razón debemos enseñarles a controlarse”, aseguró  Sigvardt.

 

Educación Emocional es expresar lo que uno siente, lo que parece sencillo pero no siempre lo es. “Muchas veces se da en las empresas que intelectuales o destacados profesionales fracasan porque sus relaciones interpersonales no son buenas. Nosotros, a través de la Fundación Educación Emocional, estamos promoviendo la Ley de Educación Emocional, para llegar a niños y adolescentes a través del corazón, no de la mente; porque si no están contenido emocionalmente difícilmente puedan aprender”, sostuvo.

 

Los adultos tenemos la enorme responsabilidad  de enseñar a los más chicos a expresar sus  alegrías, sus emociones, la afectividad y la empatía, “La UNESCO pide estos cuatro pilares: enseñar a conocer, enseñar a hacer, enseñar a ser persona y a vivir juntos”, concluyó Carlos Sigvardt.

 

También te puede interesar:

https://www.elespejorevista.com.ar/no-podemos-ensenar-como-nos-ensenaron-a-nosotros/

  • Compartir: