Certificados SSL Argentina

TITULOS: Gladys Borgo: una mujer que se reconstruyó luego de varias tragedias familiares y un matrimonio violento Leer Más

TITULOS: Los puestos laborales de ordenanzas de escuelas y cocineros son designaciones políticas Leer Más

TITULOS: Violencia laboral: cinco denuncias en el Departamento Federación en el ámbito público y privado Leer Más

TITULOS: ¿Por qué es necesaria un Área de Diversidad de Género? Xiomara Breppe y Sofía Bernárdez cuentan su historia Leer Más

TITULOS: Aceite de cannabis: para qué enfermedades sirve, quienes NO pueden tomarlo, dónde conseguirlo, medidas de seguridad Leer Más

24 agosto, 2016

¿Cómo está Juan Cruz Frontán?

juan cruz frontan 1

 

Por Claudia Cagigas

A un mes de haber sufrido el destrozo de sus ojos con un vaso de vidrio en un boliche bailable de Chajarí, Juan Cruz Frontán aún lucha por salvar uno de ellos. “Está mucho mejor, anímicamente muy bien en relación a los primeros días. Estamos apoyándolo, apuntalándolo con todos los profesionales posibles y con la familia. En el ojo derecho todavía tiene riesgo de desprendimiento de retina, es lo que no debe pasar, por eso continuamente hay que controlar la presión ocular. El reposo absoluto ya pasó y puede andar un poco más, eso le cambió mucho el ánimo. En el ojo izquierdo solo tiene la retina, más adelante habrá que recomponer las partes que faltan”, dijo en EL ESPEJO Gabriela Vázquez, mamá de Juan Cruz.

 

Por su parte, Nancy Frontán, tía del joven y médica, profundizó en la explicación: “El ojo izquierdo es el que más daño tuvo. Sufrió una herida irregular, estrellada. Tuvo pérdida de todo, sólo quedó ocupado por sangre y detrás la retina. La retina es lo único que no tiene repuesto, es una especia de pantalla, es una parte del cerebro. Para el mismo doctor Razzari fue una sorpresa -cuando tuvo que recomponer el ojo-, encontrar que estaba sana”.

 

juan cruz frontan

En el mismo sentido, Nancy Frontán prosiguió: “Vemos gracias a la retina. O sea que mientras esté sana, hay esperanza poniéndole todo lo de adelante: un cristalino postizo, humor vítreo y un trasplante de córnea en un futuro”.

 

Afortunadamente  el ojo derecho también tiene la retina sana. “A pesar de que la herida perforante llegó casi hasta la retina, no la afectó. Se suturó, se hizo láser y se recompuso el cristalino -que en el ojo izquierdo se perdió-“, agregó. Pero el riesgo de desprendimiento de retina persiste todavía.

 

¿Puede ver hoy Juan Cruz?

 “Con el ojo derecho ve. Tiene las molestias de los puntos, que son muchísimos en ambos ojos. Pero al tener un ojo muy comprometido el mismo organismo se defiende y no puede abrir mucho los párpados”, dijo Frontán.

 

Mientras tanto, el gran desafió es que en el derecho no se produzca desprendimiento de retina, porque “es lo único que no tiene repuesto”.

 

boliche 4

¿Cómo fue la agresión?

“Lo que sé es por las declaraciones de los testigos”, deslizó Gabriela Vázquez. “Chicos y chicas estaban bailando en ronda. Había dos rondas. Uno empezó a pegar codazos y Juan Cruz se dio vuelta para pedirle que pare. A partir de ese momento no vio más –porque fue cuando recibió el golpe-“.

 

Juan Cruz pensó que quien le había asestado el golpe fue el chico al que él le pidió que deje de empujar. Sin embargo, la agresión vino de otro lado.

 

De inmediato dejó de ver. “Lo trasladaron al baño, cuando vieron que se desvanecía y que la cuestión no era tan sencilla, lo llevaron al hospital y detuvieron al chico que Juan Cruz nombraba –que en realidad no era el que le había pegado sino el que estaba empujando”.

 

Ese chico fue detenido mientras que el agresor, se marchó tranquilamente a su casa. Al otro día, alrededor de las 22:30, la policía detuvo a Felipe Esponda, indicado como el responsable de haber herido a Juan Cruz. Hoy Esponda está imputado, “no puede concurrir a ningún evento público, no puede acercarse ni a Juan Cruz ni a su familia, tiene que ir a firmar todos los días a la Fiscalía del lugar donde está viviendo y cada 45 días debe presentarse en la Fiscalía de Chajarí. Espero que al menos eso esté cumpliendo”, deslizó Gabriela.

 

gabriela y juan cruz

“Nunca hubo una nuestra de arrepentimiento”

“Nunca hubo una muestra de arrepentimiento por parte del agresor o su familia. En un primer momento hubo una charla con el papá, pero nunca una charla de mamá a mamá o de Felipe con nosotros… y bueno, cada uno sabe cómo actuar”, comentó Gabriela Vázquez.

 

Ante los innumerables gastos que la recuperación de Juan Cruz demanda, “les pedimos si podían colaborar un poco, pero cuando ellos sugirieron un trato decidimos arreglarnos como podemos. Todo lo estamos solventando nosotros porque acá no hay trato”, sostuvo con firmeza la mamá de Juan Cruz.

 

El caso es atroz, pero debe servirnos para reflexionar sobre lo que le está pasando a nuestros jóvenes, sobre lo que estamos haciendo con padres, sobre cómo los estamos formando. ¿Qué lleva a un chico a destrozarle los ojos a otro con un vaso de vidrio?

  • Compartir: