Certificados SSL Argentina

TITULOS: “Mi agresor está en libertad y la encerrada soy yo”. Valentina, víctima de violencia familiar Leer Más

TITULOS: María Luisa, esposa de Vanina. De un pasado violento al buen amor Leer Más

TITULOS: Contratados en la Municipalidad de Chajarí: Marcelo Borghesán brinda explicaciones Leer Más

TITULOS: Historias de amor en torno a las peñas del Rancho la Amistad Leer Más

TITULOS: Laguna de Termas Chajarí: verdín, basura, escasez de peces y robo de patos. ¿Quién cuida el lugar? Leer Más

11 mayo, 2016

Bajo el manto de María

Por Claudia Cagigas
El nuevo templo tendrá un frente circular, envolvente como el manto de María Auxiliadora –al menos en los trazos del proyecto que se comenzará a ejecutar-. Hay quienes se oponen a esta obra por considerarla poco austera, innecesaria y por tomar parte del patio donde juegan los chicos que concurren al Jardín de Infantes que pertenece a la parroquia. Pero también están los que la defienden porque consideran que es “voluntad de Dios” y necesaria para albergar la gran cantidad de fieles que semanalmente pasan por el lugar.

Ya no son ocho sino 20 millones de pesos que se necesitan y para esto la Comisión Pro Templo hace distintos beneficios y está pensando en pedir ayuda a organismos internacionales que realizan donaciones para este tipo de emprendimientos.

¿Por qué tocar el patio?
No se trata solo de un templo sino de un complejo. “Esto nace por las necesidades, por el espacio físico que falta para contener a toda la gente que va a la Iglesia”, aseguró Marcelo Rojas, arquitecto e integrante de la Comisión Pro Templo, al tiempo que recordó que antiguamente existía un anteproyecto de construcción que tomaba todo el Jardín. “Había que voltear todo. Entonces le propuse al Padre Jorge – Charreun- hacer un concurso que tuviese en cuenta al Jardín en su esencia, en su funcionamiento y en su espacio. Cuando hicimos las bases decidimos dejarlo pero tomar una parte: tomar  unos 15 metros del frente y dejarle unos siete u ocho metros de patio”.

Marcio Coulleri y Eduardo Butta son los arquitectos que diseñaron el proyecto ganador. Butta apuntó que el patio quedará con 9,50 metros por 27 metros; es decir 256,50 metros cuadrados. “Es más que un lote tipo, me parece que es suficiente para la recreación de los chicos”, dijo.

“No hay fastuosidad”
El templo será el elemento importante y llamativo de todo el complejo. Se lo plantea en la misma esquina de Moreno y 3 de Febrero, donde está el actual. “Tendrá esa forma particular redondeada, que impacta y mucha gente llama fastuosa, pero que no es así. Eso tiene un significado: es como el manto de María que cobija a sus fieles”, explicó Rojas. “No hay fastuosidad. No tiene vitraux ni elementos caros; no habrá adornos ni cosas raras. Los bancos serán de madera, muy simples porque se trata de un proyecto minimalista”.

No estamos hablando sólo de la construcción de un templo sino de un complejo donde habrá diferentes espacios. En la esquina el templo, luego diversas dependencias de la parroquia y pegado la escuela.

Las dependencias

Arriba del patio que se toma al Jardín, se construirán aulas para encuentros de matrimonios, niños, catequesis y un auditorium. “Es un volumen que estará apoyado sobre columnas y tendrá un núcleo de circulación. También habrá un local al que irónicamente se ha dicho un Shopping, para la venta de libros o santería”, dijo Rojas.

Debajo de estas aulas quedaría un patio libre;  una plaza seca de cemento o piso cerámico.

Debajo de la plaza seca habrá un subsuelo con auditorium, biblioteca, secretaría, oficinas de los párrocos, locutorio, sala de reunión y sanitarios.

Lo que está en marcha
La primera etapa de esta obra está en marcha y se trata de lo detallado anteriormente: primer piso, plaza seca y subsuelo. “Es lo que está afuera del templo; la obra gruesa techada. Luego habrá que revocar, poner aberturas, instalaciones”

Rojas no pudo contestar cuánto cuesta esta etapa, que deberá ejecutarse en un año. Solo indicó: “Tenemos un dinero y ahora vamos a poner en circulación una rifa. Nos va a faltar algo más”.

Por su parte, Jorge Charreun, cura párroco de María Auxiliadora cerró el tema subrayando: “Toda la gente de la Comisión está conciente que esto no es voluntad nuestra sino voluntad de Dios y por eso lo hacemos. Empezamos por el templo humano, que nos llevó mucho tiempo y ahora estamos con esto. Si fueran cinco personas las que van a misa, ni se me habría ocurrido pensar en construir un templo”.

La gente de la Parroquia sostiene que necesita espacio para albergar a sus fieles; la gente de la Escuela (un grupo de padres, docentes y vecinos) piensa en dónde jugarán los niños.

  • Compartir: