“Nos preocupan mucho las mujeres jóvenes porque se nos están enfermando”, dijo el Dr. Acevedo Miño

Cáncer de mamas, problemas de tiroides, insomnio son algunos de los problemas que hoy aquejan a muchas mujeres. Según el médico cardiólogo, se gasta mucha energía mental en cosas innecesarias y eso termina enfermando. “El 98% de estas enfermedades crónicas comienza por el ritmo de vida emocional”, aseguró.

DR,MAURICIO ACEVEDO MIÑO. “El 98% de estas enfermedades crónicas comienza por el ritmo de vida emocional”, aseguró.

Por Claudia Cagigas

Los mandatos que las mujeres cargamos sobre nuestra espalda, enferman. Ser mamá, ama de casa, excelentes esposas/parejas, profesionales, arreglarnos a cada momento, asistir a las reuniones de las escuelas, ser parte de las comisiones de clubes, pertenecer a diferentes grupos de whatsapp, cumplir con múltiples compromisos sociales… sin lugar a dudas es una pesada carga que consume mucha energía. “Eso es muy caro en salud. Las queremos a la par nuestro pero sanas, felices y no están ni sanas ni felices. No es necesario estar al 100% todo el día y ser perfectas en todo. Tienen que relajarse y disfrutar más”, dijo el médico cardiólogo Mauricio Acevedo Miño en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí), mostrando su preocupación por la gran cantidad de mujeres jóvenes que están enfermando.

“Todo esto desgasta mucho y es la causa de algunas epidemias que tenemos en mujeres jóvenes, por ejemplo, cáncer, problemas de tiroides, insomnio. Estas enfermedades no son normales”, dijo, al tiempo que señaló que la clave está en el ahorro de energía mental, en hacernos cargo de nuestra salud, en destinar tiempo para el descanso, en escuchar lo que el corazón dice y aprender a decir NO.

 Vencer al ego

“Al único que tenemos que vencer es a nuestro ego, a esa vocecita interna que nos hace creer que los demás nos están mirando todo el tiempo. Cuando dejamos de luchar contra el ego, el ahorro de energía es impresionante porque ya no estás pensando en cómo te van a ver los demás y te relajás. Cuando hablamos de ahorro de energía es porque nuestro organismo, nuestro metabolismo, para funcionar bien, necesita energía y sobre todo nuestro sistema inmunológico, nuestras defensas. Si estamos todo el tiempo con la energía al ciento por ciento -sobre todo a nivel mental-, creyendo que todo es grave, que todo es importante, que todo lo tengo que hacer ya, que tengo que hacer varias cosas a la vez, estoy consumiendo energía mental y no se la estoy dando al sistema inmunológico que es lo que nos mantiene sanos a nivel hormonal y metabólico”, explicó Acevedo Miño.

Formas de ahorrar energía mental

Hay dos formas fundamentales de ahorrar energía: dormir bien y “apagar el cerebro” con técnicas de relajación para bajar al mínimo el estrés.

“Yoga, meditación, mindfullness, rezar –lo que a cada uno le funcione- son cosas que se pueden hacer para apagar el cerebro. Necesitamos esos recreos mentales para ahorrar energía, durmiendo bien, haciendo recreos mentales o actividad física al aire libre… La idea es que te desenchufes y sobre todo que manejes tus pensamientos porque la negatividad o el enroscarse en esos pensamientos nos enferma. Si cambiás el diálogo interno, cambia tu química”.

Levantarse un rato antes y exponerse al sol

Empezar el día uno minutos antes, trae muchos beneficios según Mauricio Acevedo Miño. “Si te levantás a contra reloj, a las corridas, cuando querés acordar son las 12 y estás incendiado. Entonces levante 15 minutos antes o media hora antes y regalátelos para vos, para tomar unos mates, para ponerte al sol, para meditar…”. Levantarse un rato antes y exponerse al sol es clave para el cerebro porque al ver sol, empieza a liberar las hormonas que necesitamos para estar sanos, vivos, entre ellos los neurotransmisores del bienestar, como la serotonina. Además, el sol ayuda a la producción de vitamina D y esos minutos nos ayudan a comenzar el día más tranquilos.

Anotar para liberar el cerebro

También es muy liberador anotar en papel las actividades que tenemos que desplegar a lo largo del día “porque el cerebro ya no tiene que pensar en eso” e ir tachando a medida que cumplimos cada cosa.

Hacer una cosa por vez es otra forma de ahorrar energía, al mediodía regalarlos otros 20 minutos para caminar o hacer alguna actividad al aire libre y “antes de las 20 horas apagar los dispositivos” para aprovechar ese tiempo para estar con nuestros hijos prestarles atención, jugar con ellos…

A modo de síntesis, Acevedo Miño enumeró: levantarse un rato antes, hacer recreos mentales, realizar una cosa a la vez y nutrir el cerebro como tips indispensables para ahorrar energía mental y contribuir al buen funcionamiento del sistema inmunológico de nuestro cuerpo.