Tratamiento natural del dolor: una respuesta eficaz para muchas enfermedades sin deteriorar otros órganos

Apiterapia, medicina orthomolecular, fitoterapia y nutrición son las terapias naturales que en Chajarí aplica la médica Diana Seidl para tratar dolores crónicos y, en general, varias enfermedades. Complementa con medicina tradicional en caso de ser necesario. El naturópata Pablo de la Iglesia también hace sus aportes en esta nota.


DRA, DIANA SEIDL. MÉDICA ESPECIALISTA EN CLÍNICA MÉDICA – APLICA TERAPIAS NATURALES.

Por Claudia Cagigas

La doctora Diana Seidl es médica especialista en Clínica Médica, pero desde chica abrazó la pasión por las plantas porque proviene de una familia donde se administraban fitoterápicos. Es chaqueña y está radicada en Chajarí hace un año. Entrevistada en el programa “El Espejo” (Radio Show) reconoció que como médica siempre le atrajo la reumatología, no obstante se resistía a tratar a los pacientes que la padecían porque debía suministrar corticoides que solucionaban una parte del problema pero afectaban seriamente a otros órganos. Como esta forma de abordar la enfermedad no le cerraba, comenzó a incursionar en terapias naturales que dieran otro tipo de respuestas como apiterapia, medicina orthomolecular, fitoterapia y nutrición. Hoy combina medicina natural con medicina tradicional, en caso de ser necesario, apuntando siempre a una buena calidad de vida.

 “Tratamiento natural implica terapias que no dañen el organismo, que acompañen los procesos naturales de curación del cuerpo. Nuestro cuerpo es un diseño perfecto pero tenemos que saber cómo tratarlo para ayudarlo a curarse sin producir daños, acompañando los procesos biológicos naturales sin inhibir la inmunidad -como hacen algunos fármacos-”, explicó.

“Yo hago medicina complementaria. En todo lo que puedo aplicar la medicina natural la aplico, pero hay que ser concientes que en ocasiones uno necesita recurrir a la medicina convencional, que es buena y que tiene soluciones para casos agudos -como infecciones muy graves que requieren antibióticos- o politraumatismos. La idea de la medicina natural es que no lleguemos a necesitar de la convencional sino que estemos lo suficientemente sanos como para no requerir una medicina aguda”, sostuvo.

“Sacando los casos extremos, todas las enfermedades se pueden tratar con medicina natural con resultados excelentes que son científicamente medibles. Por ejemplo, podés comprobar que un paciente diabético regulariza su glucemia y la vuelve normal con medicamentos naturales y a veces sin medicamentos”, agregó.

“Hay que recalcar que la calidad de vida que tiene un paciente tratado con medicina natural es superior, lo que pasa es que tiene mucho que ver el compromiso de la persona y del médico”, agregó el naturópata Pablo de la Iglesia. Sobre el particular, la doctora Seidl asintió: “He visto en la medicina convencional como se deterioraban los pacientes y llegaban a una amputación de piernas por problemas vasculares y a diálisis por problemas renales. Si un hace un buen tratamiento natural la persona no llega nunca a esto. Pero es cierto, se necesita mayor compromiso de la persona con la salud, la persona no puede seguir haciendo lo que hizo siempre porque sino no habrá cambios”.

Riesgos de los medicamentos de uso habitual

“Es importante distinguir las ventajas del tratamiento natural del dolor y las desventajas del otro. Cuando tomamos un antiinflamatorio no esteroide como una aspirina o un Ibuprofeno no estamos consumiendo un caramelo sino una sustancia que tiene efectos secundarios. La aspirina, que la gente consume sin consultar un médico, produce muchos episodios de sangrado intestinal y muchas muertes. También hay cuestiones que están sobrevaloradas, como consumir una aspirina para prevenir accidentes cardiovasculares y en realidad los últimos estudios determinan que la aspirina lo que hace es cambiar la forma en que se produce el accidente cardiovascular, es decir, hay menos eventos no mortales pero más casos de muerte súbita. Esto hay que advertirlo no para descartar la aspirina sino porque tal vez consumiendo fármacos naturales vamos a poder reducir el consumo de los otros”, manifestó Pablo de la Iglesia.

PABLO DE LA IGLESIA. NATURÓPATA, AUTOR DE VARIOS LIBROS VINCULADOS CON LA NATUROPATÍA.

“Los fármacos son la tercera causa de muerte por efectos adversos. En hemodiálisis tenía pacientes con el riñón seco por consumo de antiinflamatorios, esto pasa cuando se consumen de manera irracional y masiva. Ningún fármaco resulta libre de perjuicios porque intoxica el riñón y el hígado, que son los principales centros de depuración del organismo. Hay gente que se toma un Ibuprofeno tres veces por día durante años. Esto es un uso irracional”, dijo la médica.

¿Qué es la apiterapia?

“La apiterapia es trabajar y sanar con todos los componentes de lo que produce la abeja. Implica miel, polen, propóleo, pan de abejas, larvas de zánganos. La apitoxina es el veneno de la abeja, el que inyecta la abeja cuando nos pica. Pero hay una apitoxina de uso médico, que recibe un proceso de purificación del veneno para que lo podamos inyectar sin inconvenientes. Dentro del gama del dolor se puede tratar prácticamente todo con apiterapia. Lo que más trato son las enfermedades relacionadas con el dolor crónico como artrosis, artritis, fiebre reumática, tendinitis, tendinosis, bursitis, esclerosis múltiple, dolores por enfermedades autoinmune hasta neuralgias postraumáticas o neuralgias del trigémino”, explicó Diana Seidl.

“Hay una cascada de inflamación que se desata cuando te ponés nervioso o enfrentás una situación de estrés, porque se liberan neurotransmisores que activan el sistema inmune y de defensa. Entonces la inflamación se relaciona con la emoción. Para explicarlo de manera sencilla, a veces hay sustancias en nuestro cerebro que disminuyen y nos producen depresión o estados de ánimo bajo. Entonces, desde la medicina orthomolecular uno detecta estas sustancias faltantes y puede complementar con lo que está faltando, con alimentación, con fitoterapia o apiterapia. En mi tratamiento combino todo para tratar de regular esos neurotransmisores… La idea es que podamos producir nuestros propios antiinflamatorios”.

¿Qué es la medicina orthomolecular?

“La medicina orthomolecular es la que trabaja con la bioquímica del cuerpo. Estamos formados por células. Una enfermedad comienza con un mal funcionamiento celular debido a muchos factores: estrés oxidativo, falta de nutrientes, entre otros. Entonces hay que detectar qué es lo que le falta al organismo a nivel celular porque las células van a formar tejidos y luego órganos.  Es una medicina muy naturista porque trabaja con la biología del cuerpo para aportar nutrientes que faltan por déficit alimentario”, explicó por último la doctora Diana Seidl.