¿Qué es la sanación pránica?

 

Julián Bonelli explica en qué consiste este sistema de sanación energético, que puede complementarse con la medicina tradicional occidental para tratar dolencias físicas o emocionales.

 

JULIÁN BONELLI. “Sanación pránica es un sistema de sanación energético, complementaria a la medicina tradicional, muy efectivo para tratar cuestiones físicas o psicológicas”.

 

Por Claudia Cagigas

Julián Bonelli es un terapeuta de Chajarí que trabaja con técnicas orientales para ayudar a mejorar la calidad de vida de la gente, sanando afecciones físicas o emocionales. Reiki, meditación, sanación pránica son algunas de las técnicas que maneja y que algunos países como Chile ya tienen incluidos en hospitales y clínicas como forma complementaria de abordaje de enfermedades.

 

“Sanación pránica es un sistema de sanación energético, complementaria a la medicina tradicional, muy efectivo para tratar cuestiones físicas o psicológicas”. Fue creado por Choa Kok Sui; un ingeniero químico interesado en investigar de manera eficiente y efectiva la fuerza que mantiene viva a los cuerpos, explicó Julián en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí).

 

En Sánscrito la palabra prana significa energía. Y lo fundamental en este tipo de terapias es comprender que “somos más que un cuerpo físico” y que “hay algo sutil que está en nuestro cuerpo, que es lo que lo anima”. Cuando eso sutil no está funcionando bien, “cuando hay una desarmonía en la energía, el cuerpo enferma”.

 

“Toda enfermedad tiene un origen energético… El cuerpo es la última manifestación de una desarmonía, entonces aparece la enfermedad física. Esa enfermedad podría darse varios años después del origen de dicha desarmonía, depende de la persona y del tipo de afección. Enfermedades graves como el cáncer requieren muchos años de desarmonía, pero un ataque de tristeza o una rabieta te pueden generar algo más espontáneo, como un resfrío”, dijo Julián Bonelli.

 

Si toda enfermedad tiene un origen energético, ¿qué papel juega lo genético? Ante este planteo, respondió: “Lo que se hereda es la tendencia a cierta emoción, a ciertos problemas y no necesariamente la enfermedad. Hay un doctor alemán, Ryke Geerd Hamer, quien luego del fallecimiento de su hijo, contrajo cáncer de testículos. Entonces comenzó a investigar esta enfermedad en cientos de pacientes y puedo detectar que en todos ellos había un conflicto, angustia o trauma antes de enfermar. Luego de años de trabajo, concluyó que el cáncer viene de un desequilibrio emocional muy grande e inclusive llegó a detectar qué tipo de cáncer se puede desencadenar de a acuerdo al conflicto emocional que padezca la persona”.

 

(Si te interesa conocer más sobre la filosofía del Dr. Hamer podés consultar  https://www.mundonuevo.cl/el-conflicto-emocional-detras-del-cancer-dr-hamer/)

 

¿Cómo deshacernos de la energía que nos enferma?

“Hay muchas cosas que se pueden hacer: sentarse y respirar conscientemente, alejarse de personas o situaciones tóxicas, tomar sol, bañarse, descansar adecuadamente, son cosas que uno hace sin darse cuenta y que ayudan a cambiar la energía. No necesariamente uno tiene que pasar por Sanación Pránica, pero si lo necesita, la técnica puede ayudar  a personas que no pueden solas con lo que les está pasando”, dijo Bonelli.

 

¿Cómo es una sesión de Sanación Pránica?

“Muy sencilla. La persona tiene que estar relajada y receptiva a la sanación. Antes charlo con ella para saber qué le está pasando o qué quiere, porque no todos son problemas físicos. Hay una metodología organizada para cuestiones físicas y no físicas; hay un protocolo para cada enfermedad. No es improvisación o simplemente imponer las manos”.

 

En la Sanación Pránica “se trabaja sobre los centros de energía o chakras y se ve como está cada lugar a nivel energético porque puede que el paciente tenga demasiado energía en muchos lugares y poca en otros, o energía sucia que hay que quitar”, contó. El terapeuta trabaja con las manos pero sin tocar el cuerpo de la persona. “Con las manos se percibe todo. Una vez que se detecta, se limpia, se estimula o se saca energía si hay mucha”.

 

Si uno quiere sanarse, pero primero hay que darse cuenta y tomar conciencia. “Tengo una paciente que llegó con un nódulo en una mama, trabajamos con Sanación Pránica un mes y cuando se fue a operar el médico encontró que el cáncer era menos de la mitad de lo que estaba previo a que comencemos con este trabajo y todos los ganglios de alrededor estaban perfectos. No tuvieron que sacarle la mama. Después trabajamos en la recuperación. Este es un ejemplo de que trabajar junto con la medicina tradicional funciona”, aseguró Julián Bonelli.