Autoestima, dependencia afectiva y desarrollo personal

 

Las psicólogas Rosana Percara y Sabrina Luna (Vínculos), trabajan  con pacientes que sufren de una baja autoestima y dependencia afectiva y los ayudan a superarse a través de intervenciones grupales o individuales

 

La persona dependiente afectivamente fue un niño adulto que tuvo experiencias de soledad emocional tempranas. Por eso es un buscador permanente de satisfacción, de afecto, de ser querido.

 

Por Claudia Cagigas

La autoestima tiene que ver con el modo con que cada uno nos evaluamos, nos percibimos, nos juzgamos, con el concepto que cada uno tiene acerca de sí mismo: quien soy, como soy, cuán eficaz creo que soy para algunas habilidades, cuánto me respeto. La autoestima se construye desde muy temprana edad pero es dinámica, es decir, puede ser modificada. Las psicólogas Rosana Percara y Sabrina Luna (Vínculos), trabajan  con pacientes que sufren de una baja autoestima y los ayudan a superarse a través de intervenciones grupales o individuales. También se abocan a la dependencia afectiva y al desarrollo personal. Invitadas en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí), respondiendo todo tipo de preguntas sobre el tema.

 

¿Qué diferencia hay entre autoestima y narcisismo?

“El narcisismo es un extremo, una cuestión egoísta que hace daño en el otro. Es esta necesidad permanente de ser reconocido pero que en realidad está manifestando una baja autoestima. En general la gente dice ‘como se quiere’ y a veces esa persona es un sufriente, que uno con un ojo clínico lo ve rápidamente”, explicó Rosana Percara.

 

¿Cómo sabemos si nuestra autoestima está en un nivel aceptable?

“Hay que tener en cuenta que a uno no le va bien o mal en todo. Si de repente me va mal en todo, me aíslo, no quiero salir, siento que no rindo en lo laboral y que todo está bastante gris en mi vida, entonces tengo que pensar qué está pasando con mi autoestima, porque no estoy valorando ninguna de las áreas de mi vida”, indicó Sabrina Luna.

 

Las psicólogas Sabrina Luna y Rosana Percara (izquierda) durante el desarrollo del programa en Radio Show.

 

¿Como se forma la autoestima?

La autoestima se forma con múltiples factores. “Digamos que el temperamento -que es genético – es importante y de acuerdo al temperamento se va a enfrentar a la vida. Pero también está lo ambiental,  lo sociocultural, el medio en el que se desarrolla esa persona, como se la estimula socialmente y como se la trata o trató, porque las experiencias tempranas de falta de cariño, de la falta de validación de las emociones de los niños marcan”, indicó Rosana Percara.

 

Dependencia emocional

“La baja autoestima tiene mucho que ver con la dependencia emocional.

La dependencia emocional es una adicción a una persona. Decimos que con el amor no se sufre porque debería ser algo que nos genera alegría, paz, placer y con la dependencia emocional se sufre mucho ya que no puedo vivir sin el otro. Y eso tiene que ver con la autoestima baja, porque si yo no me valoro necesito que el valor venga de afuera, necesito que el otro me reconozca, me valore, me acompañe y mi vida pasa a depender todo el tiempo del otro -no salgo, no me arreglo, no me importa mi estado de salud porque dependo de que el otro esté bien, lo atiendo y hago lo que espera para que no me rechace porque tengo temor a la separación-“, detalló Sabrina.

 

¿Por qué me hago dependiente de una persona?

“La persona dependiente afectivamente fue un niño adulto, un niño al que se lo sobre adaptó a situaciones de la vida, entonces tuvo experiencias de soledad emocional tempranas. Por eso es un buscador permanente de satisfacción, de afecto, de ser querido. Esto tiene que ver con la figura de apego, con padres vulnerables que alternaron entre te cuido y no te cuido, padres que exigen más de lo que el niño puede, padres que no lo pueden validar, familias disfuncionales. Es como que si se pasaran la vida buscando amar, pero lo  buscan mal porque se acostumbraron a sufrir entonces siempre tienen que sufrir para acompañar al otro. Para el dependiente emocional, la otra persona es más importante, por eso la dependencia afectiva se relaciona tanto con la autoestima baja”, explicó Rosana.

 

Desandar muchas creencias centrales lleva tiempo, pero es lo que me va a permitir instalar los vínculos desde otro lugar y ponerme en primer lugar para construir elecciones más sanas.

 

¿Cómo se puede salir de la dependencia afectiva?

“Es un camino bastante largo, un proceso que consta de varias partes porque tiene que ver con la reconstrucción del sí mismo. Las experiencias tempranas, la falta de amor, de afecto, estructuran nuestra autoestima, nuestra personalidad y el tratar de desandar muchas creencias centrales lleva tiempo, pero es lo que me va a permitir instalar los vínculos desde otro lugar y ponerme en primer lugar para construir elecciones más sanas”, deslizó Sabrina Luna.

 

“Es muy difícil recorrer solo el camino de la recuperación para la dependencia afectiva y la codependencia porque hay mucho de auto observación  y es muy difícil hacerlo solo. En Vínculos trabajamos en grupos porque a través de la identificación con otros vas aprendiendo y se han dado experiencias muy liberadoras”, agregó Rosana Percara.

 

 

La resiliencia

“La resiliencia es la capacidad de salir fortalecido de las experiencias negativas de la vida. Se trata de un aprendizaje, de poder sanar las heridas emocionales y aprender cuáles fueron mis errores o por qué en ese momento tomé tal decisión”, agregó Sabrina.

 

Finalmente, Rosana Percara remarcó que frente a lo negativo que nos pasa tenemos que saber encontrar las cosas positivas. “Esto podemos ampliarlo no solo a una ruptura de pareja sino a un duelo, a una muerte, a una discapacidad, a todo. El tesoro más grande lo tenemos adentro de nosotros, eso que no pulimos, que no encontramos de nosotros mismos. Recuerden que en la vida no estamos determinados sino condicionados. La resiliencia nos viene a decir que podemos hacer nuestra vida diferente saliendo del paradigma del sufrimiento”.