Así soy yo: un ballet que ayuda a formar personas independientes

 

De la mano de Gabriel Sosa y Carolina Aguirre, en este ballet para personas con discapacidad se enseña mucho más que a bailar. Compartir, ayudarse, desprenderse de la familia, contar con un espacio propio son algunas de las oportunidades que también se ofrecen.

 

Mariana, Martín, Carolina y Gabriel (Así soy yo) en su visita al programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí).

 

Por Claudia Cagigas

En principio fue “un grupo integrado por personas convencionales y personas con discapacidad”, pero un día Carolina Aguirre y Gabriel Sosa decidieron apostar sólo por las personas con discapacidad. Estaban convencidos de que ellos solos podían, de que las personas con discapacidad por sí mismas podían conforman un ballet si se les daba la oportunidad y así fue como terminó de consolidarse el ballet Así soy yo.

 

Tal vez fue la mirada de Carolina desde su formación como docente especial. Tal vez el aporte de Gabriel desde su trabajo en los talleres barriales o tal vez el imparable anhelo de concretar ese sueño juntos. Lo cierto es que el grupo fue creciendo, consolidándose y logrando mucho más que arrancar emociones cada vez que suben al escenario. Con 13 años de trayectoria, Así soy yo hoy cuenta con 25 bailarines especiales de Chajarí, Villa del Rosario, Colonia Alemana y Mocoretá.

 

El requisito fundamental para integrar el ballet es que al interesado le guste el baile y el folklore, explicaron Carolina y Gabriel en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí). “Eso es lo indispensable, aunque le cueste… Por ahí algunos padres nos dicen ‘a él le encanta bailar’, pero hay que tener en cuenta que esto es un taller de danzas folclórica, mínimamente te tiene que gustar algo de lo que es el folclore. Entonces probamos, pero donde vemos que no le gusta, le decimos a los padres que si bien le gusta la música no es el folclore lo que gusta. Y en ese caso no hay nada que hacer”, sostuvo Carolina.

 

La búsqueda de la autonomía es permanente. “Adentro de nuestro taller los acompañantes terapéuticos o los padres no entran, porque vemos que los chicos están mejor sin sus acompañantes. A veces esperan la hora y media fuera del taller y nunca fue necesario llamarlos”, agregó.

 

Hace poquitos días, el grupo viajó a Buenos Aires para debutar en un teatro de calle Corrientes. Previamente se hizo una reunión con los padres “y le dijimos que si parábamos en una estación de servicio ellos sigan y paren en la próxima para que el grupo no se desorganice. También les explicamos que recién podrían estar con los chicos luego de la actuación. Y la verdad es que tuve que felicitarlos porque cumplieron con todo lo que les pedimos y el grupo se comportó muy bien”, acotó Gabriel.

 

Para manejar un grupo de 25 personas especiales, hacerse cargo de ellos y responsabilizarse en un viaje de larga distancia evidentemente hace falta mucho compromiso, confianza de todas las partes y haber construido una relación de respeto mutuo a lo largo de mucho tiempo. No caben dudas que todo esto existe, por eso, en el ballet Así soy yo se aprende mucho más que a bailar.

 

“A Buenos Aires llevamos dos chicos para que nos ayuden en la vestimenta y la pintura: Julieta Género y Laureano Zarza. Y los chicos del ballet nos respondieron bien, se ayudaron entre ellos, fueron muy solidarios -porque también es un trabajo que venimos haciendo desde el comienzo-. A veces los papás nos dicen ‘ella no se puede lavar la cabeza’ o ‘no toma tal cosa’. En el viaje vimos otra cosa de lo que los papás nos expresaban, por eso cada viaje es un aprendizaje donde se juegan un montón de valores; cada viaje es una oportunidad de seguir aprendiendo y de ayudar y compartir”.

 

“A mí me gusta estar con los gurises”, dijo Mariana, una de las bailarinas de Así soy yo. Es que ese es su espacio, su lugar para compartir con gente de su edad y de pasarla bien.

 

Martín, otro de los bailarines, contó que en el ballet “los noviazgos no están permitidos para que no haya problemas y tampoco se puede bailar siempre con la misma chica”. Hay normas que respetar y eso está clarito por la buena convivencia del grupo.

 

¿Si se enamoran? Por supuesto! Como todos, pero eso es otro capítulo no para desarrollar dentro de Así soy yo…. Felicitaciones Carolina, felicitaciones Gabriel, felicitaciones bailarines y a todos los que asisten al grupo!!!!