“Demasiadas veces nos tratamos mal. Soportamos cargas que no resistimos y no las queremos dejar”

La médica psiquiatra Ana Pascutti se refirió a la enfermedad por estrés y aseguró que “aparece cuando se cronifica la tensión y hago parte natural mía algo que no es natural”.

 

ANA PASCUTTI. Médica psiquiatra radicada en Chajarí.

 

Por Claudia Cagigas

El estrés como enfermedad es un tema del que escuchamos cotidianamente y que quizás en este momento nos está aquejando, por lo que es necesario detenernos a hurgar qué hay detrás de todo eso. Invitada en el programa EL ESPEJO (Radio Show Chajarí), la médica psiquiatra Ana Pascutti explicó que los seres humanos contamos con un sistema que nos avisa qué cosas se nos están desajustando pero que no solemos escuchar. “Siento que me duele la cabeza, se me desata una migraña, voy al neurólogo, me estudia, no tengo un tumor, no tengo una hemorragia, no tengo nada, le digo dos o tres cositas que están pasando en casa, en el trabajo y el doctor me dice ‘usted está estresada: haga vida sana, corra, nade, sáquese un problema de encima…’ Y hago todo eso, pero en realidad no estoy tomando conciencia de qué es lo que puedo soportar para no desequilibrarme! Porque el físico me está mostrando un desequilibrio que viene de otro lado, me está mostrando que no me estoy respetando como SER. Por eso estrés y autoestima tienen mucho que ver; la autoestima es estimarse a uno mismo, conocerse y decir hasta acá llego, yo puedo aceptar esto y esto de estas personas”, graficó.

 

Profundizando en el tema, explicó que “la enfermedad por estrés aparece cuando se cronifica la tensión y la hago como parte natural mía. Entonces mi cuerpo toma esa tensión y es como que la quiere ir remendando. Es como tener una pared con humedad: puedo pintarla y pintarla pero la humedad sigue, hasta que se me cae del todo”.

 

Según Ana Pascutti la gente sabe lo que le pasa, aunque no lo quiera reconocer. “Saben, saben por qué se tensionaron de tal forma, saben por qué aguantaron hasta ahí pero no quieren hacerse responsables porque hacerse responsable implica aceptar que uno se equivocó, que uno es el que tiene que tomar una decisión y aceptar que cambia, todo cambia todo el tiempo. ¿Por qué hay mucha gente que se añeja en lo mismo? Porque se resiste a lo que es natural, a la corriente de la vida. La vida te trajo acá y te saca como quiere. Cómo vivís en el medio es tu responsabilidad”.

 

Aceptar el límite de cada uno y aprender a delegar, es la clave que, según la psiquiatra, no debemos perder de vista. “Demasiadas veces nos tratamos mal a nosotros mismos, soportamos cargas que sabemos que no las podemos soportar y tampoco las queremos dejar, pasar o dividir. Las tomamos enteras porque creemos que así debe ser. Aceptar que no nos da, es lo que nos duele; pero cuando acepto absoluta y completamente empieza mi libertad y la de los demás, porque lo que te doy es lo que puedo. Cuando esto sucede, no te presiono cuando porque lo hago desde la paz, desde lo que puedo… Esta autoestima, este conocer, este aceptar lo que puedo, lo que realmente estoy dispuesto a hacer sin forzarme a reventar, es mucho más fructífero también para el que recibe”, explicó.

 

En todo momento, Ana Pascutti insistió en la necesidad de escucharnos y respetarnos a nosotros mismos. “Si yo me fuerzo a poner una sonrisa donde no la quiero poner, el otro no recibe una sonrisa, recibe esa cosa oscura, extraña que está detrás. Por eso es muy importante tratar de escucharnos, aunque sea un minuto por día, mirar hacia adentro y empezar a sentir mi cuerpo. Puede pasar que al principio no me guste lo que veo o sienta que todo se me viene abajo, pero hay que hacerlo… También puede pasar que eso que siento y que me llevó al médico no tenga solución o termine con mi vida material, pero no importa, porque me va a dar la posibilidad de descubrir quién soy”.

 

Finalmente recomendó la lectura del libro “La enfermedad como camino”, cuyo mensaje es muy significativo. Este libro plantea que “en la enfermedad uno tiene la posibilidad de descubrirse como SER”. En este sentido, agregó: “La enfermedad me da la oportunidad de observar por qué llegué hasta ahí y aceptarlo como tal, así me queden tres días, lo que sea, la vida es hoy, la vivo por entero, hago lo que siento con lo que me queda…”.