Alicia Moreau de Justo: un desafío y ejemplo de lucha por los Derechos

Alicia Moreau. Una de las primeras médicas del país. Desde su profesión y la política ayudó a los más desprotegidos.

 

Por María Daniela Zanandrea

El 12 de mayo las efemérides nos recuerdan a  Alicia Moreau de Justo, una mujer que vivió 100 años y  su nombre es sinónimo de compromiso social y ética política. En épocas que era inusual y mal visto que las mujeres estudiaran y participaran en política, Alicia cursó en la Universidad  de Medicina, fue una de las primeras médicas del país, y desde la profesión política ayudó a través de leyes, publicaciones, conferencias, instituciones y atención permanente a los más desprotegidos.

 

Fue dirigente del Partido Socialista y desde muy joven adhirió al feminismo, espacios políticos desde los que luchó incansablemente por los derechos:

-A la paz: durante  la Primer Guerra Mundial inició un amplio movimiento pacifista, se opuso a la instrucción militar en las escuelas, presentó un petitorio al Congreso y promovió conferencias en las que exponía: “Estoy absolutamente convencida de que es posible hacer transformaciones revolucionarias pacíficamente”. Y  después de la Segunda Guerra, fundó la Liga Argentina por la Paz Mundial que agrupaba a las mujeres que deseaban luchar contra la guerra, con espíritu de justicia y solidaridad humana.

-A la educación pública: insistió desde su prédica en  la necesidad de difundir métodos de ciencia y educar al pueblo en la expresión hablada, escrita y artística, promoviendo la extensión de la educación secundaria y universitaria. Creo bibliotecas populares, jardines maternales y casas para mujeres solas.

-A la salud: creó organizaciones  políticas, para difundir la higiene social y la prevención sanitaria, atendió  y acompañó a las mujeres en sus luchas relacionadas a las condiciones de trabajo y de vida.

-A la participación política: el derecho al sufragio de las mujeres reconocido por Perón, fue el centro de los reclamos de las feministas durante 40 años, lucha que en 1932, había logrado un proyecto con media sanción en el Congreso. Alicia apoyó y se alegró ante la noticia de la sanción,  aunque lo consideró una maniobra política, lo que explica en su libro “La mujer en Democracia” en el que reconoce las luchas de Julieta Lanteri, Elvira Rawson, Cecilia Grierson y Victoria Ocampo.

 

Alicia Moreau. Una de las fundadoras de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

Durante el peronismo fue censurada, incluso encarcelada, y ya en los años oscuros de la dictadura dio su última gran batalla a los 90 años, acompañó a las Madres y fue una de las fundadoras de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, desempeñando un importante papel de resistencia al terrorismo  de estado.

 

Militó durante 80 años con un sentido ético de la política y una profunda coherencia en cada uno de sus actos. Fue una mujer sobresaliente, adelantada a su tiempo.  Respetada por sus adversarios, una mujer de convicciones e ideales claros, que puso su inteligencia y valentía al servicio de un país y un mundo mejor.