Certificados SSL Argentina

TITULOS: “Mi agresor está en libertad y la encerrada soy yo”. Valentina, víctima de violencia familiar Leer Más

TITULOS: Una Constelación Familiar muestra hechos de nuestro pasado que, ocultos, pueden afectarnos Leer Más

TITULOS: María Luisa, esposa de Vanina. De un pasado violento al buen amor Leer Más

TITULOS: Historias de amor en torno a las peñas del Rancho la Amistad Leer Más

TITULOS: Contratados en la Municipalidad de Chajarí: Marcelo Borghesán brinda explicaciones Leer Más

12 febrero, 2018

Mariana y Fabián: una psiquiatra y un ingeniero que se dedican a la Medicina Holística

 

Mariana Stivanello se graduó como médica especialista en Psiquiatría, ejerció su profesión pero sentía que algo faltaba… Fabián Saccomori Días se recibió de Ingeniero Electromecánico, trabajó diez años en lo suyo pero necesitaba algo más…

 

FABIAN SACCOMORI DIAS Y MARIANA STIVANELLO. Actualmente viven en Brasil. De vacaciones en Chajarí brindan talleres vivenciales.

 

Por Claudia Cagigas

Llama la atención que una médica y un ingeniero -con tantos años de formación académica- un día se atrevan a revisar y cuestionar lo aprehendido. Llama la atención que después de tanto esfuerzo se permitan pensar que tal vez ese no es el único camino y que otras formas no tradicionalees de entender y abordar al ser humano puedan ser dignas de conocer y aplicar. Pero eso que tanto llama la atención algunas veces ocurre y da a otros la posibilidad de escuchar, de entender y conocer otra forma de concebir las cosas.

 

Mariana Stivanello es oriunda de Colonia Alemana. Ejerció la Psiquiatría en Chajarí y en Rosario hasta que un día cerró su consultorio y emprendió un viaje hacia Perú. Allá conoció a Fabián Sacconori Días, un brasileño que atravesaba un proceso similar y tras dejar atrás la Ingeniería, se dedicaba al chamanismo y a la Medicina Holística. Se encontraron. Se enamoraron. Decidieron caminar juntos y al poco tiempo llegó Gaia, la pequeña hija de ambos.

 

¿Qué es la Medicina Holística?

“Lo holístico o integral abarca los tres pilares del ser: físico, mental o emocional y espiritual; es entender que somos más que un cuerpo o una mente. Creo que todos lo sabemos, solo que a veces lo olvidamos o estamos demasiado cegados por las preocupaciones”, explicó Mariana Stivanello en el programa EL ESPEJO (Radio Show).

 

“Hay mucha información del inconciente que no conocemos (por eso se llama inconciente). Se dice que la información que conocemos es de alrededor del 5 %, o sea que hay un 95%  que está y no tenemos idea. Ese 95% tiene que ver con cuestiones ancestrales que venimos arrastrando y que se transmiten con el ADN o con lo que aprendemos. Uno aprende modelos de madre, de padre, del entorno familiar donde creció… y luego toma eso como normas. Y cuando uno empieza con el proceso de conocerse a uno mismo, comienza a ver qué cosas le hacen bien y qué información lo está limitando en lo cotidiano. Cuando uno empieza a recorrer este camino está teniendo un enfoque más holístico”.

 

MARIANA STIVANELLO. “Lo químico sería lo último a lo que tendríamos que apelar”.

“A mi parecer, a la Medicina Occidental le está faltando el enfoque tradicional de la Medicina China, de la India que es la Ayuverda… Para mí lo químico sería lo último a lo que tendríamos que apelar; habría que entenderlo como una ayuda más, no como el único tratamiento posible”, sostuvo Mariana.

 

“Hay muchas formas de llegar a lo mismo, no hay una verdad absoluta. Pero es bueno saber que uno solo no llega y que siempre necesita la ayuda de otro. Está bueno darse la posibilidad de probar para encontrar la forma que a uno le sirve”.

 

De la Ingeniería a la espiritualidad

Fabián Saccomori Días nació en Porto Alegre, Brasil y vivió los últimos cuatro años en Florianópilis. “Me gradué en Ingeniería Electromecánica. Trabajé muchos años en industria electrónica. Mi vida cambió cuando entré a la Facultad, porque un maestro de Física nos hizo leer un libro que hacía un paralelismo entre la Física y la espiritualidad del Oriente; hablaba sobre Hinduismo, Budismo, Zen. Decía que la Física estaba descubriendo ahora lo que los hinduistas sabían hace 5000 años. Así empecé a leer ese tipo de libros y empecé esta búsqueda… Diez años atrás tuve una crisis de vida y decidí cambiar todo. Renuncié a mi trabajo, me fui a vivir a la playa para calmar mi mente, quise ser más feliz, me dediqué a la espiritualidad. Hoy no más Ingeniería; sigo este camino que me hace más feliz”, contó Fabián sobre su vida.

 

FABIAN SACCOMORI DIAS. “El chamanismo no es una religión, no es una filosofía sino una forma de vivir”.

¿Qué es el chamanismo?

“El chamanismo no es una religión, no es una filosofía sino una forma de vivir, de conectarte, de llevar tu vida. El chamanismo te conecta mucho más con quien realmente sos; te conecta con tu conciencia mucho más que con tus pensamientos; te conecta con la divinidad que vive dentro tuyo y esa conexión se da muchas veces a través de la naturaleza.  El chamanismo entiende que Dios se manifiesta en todo: una planta, un perro, un animal… cuando tenés esta mirada todo es sagrado, no sacás una flor si no hay un propósito”, explicó Fabián.

 

El tambor chamánico

El tambor chamánico se utiliza en distintas terapias, fundamentalmente para guiarnos hacia dentro de nosotros mismos. Su sonido “representa el sonido del corazón, porque todos tenemos un tambor tocando adentro las 24 horas del día. Entonces cuando se escucha su sonido, se establece una conexión con el corazón. Es una tocata monótona, constante, que altera tus frecuencias cerebrales y te ayuda a salirte de tus pensamientos y conectarte con tu corazón”, comentó. “En realidad son cosas simples, no hay nada rebuscado”, agregó Mariana.

 

TAMBOR CHAMANICO. Imita los latidos del corazón.

 

La mente inquieta

“La mente viaja como un péndulo: va al pasado y ahí es cuando nos desparrama tristeza o se va para el futuro y nos genera ansiedad. Tenemos que entender que lo único que tenemos es el momento presente y vivir ese presente. Por otra parte, está en nosotros cuidar qué energía estamos alimentando: a veces vemos el informativo mientras comemos, vemos robos, violencia y después nos quejamos de que la comida nos cayó mal. Es algo muy fuerte que estamos metiendo en el inconciente sin darnos cuenta”.

 

Sin lugar a dudas todas las personas atravesamos procesos de crisis. A veces lo hacemos de manera conciente y apelamos a diversas herramientas que nos puedan ayudar; a veces nos cerramos, no escuchamos lo que nos pasa y otras veces creemos que nuestra verdad es la verdad, el único camino posible de resolver las cosas. No obstante, debemos saber que no hay recetas magistrales, únicas, que sirvan a todos. Cada uno debe construir su propio camino de acuerdo. Bueno sería que nos permitamos conocer para luego aprovechar o descartar.

 

 

  • Compartir: